10 jóvenes de Santiago de Compostela viven en Perú su “verano-misión”

Mañana miércoles 3 de julio, un grupo de diez jóvenes de la archidiócesis de Santiago de Compostela partirán con destino a Lima, Perú, en la que es la primera experiencia de verano-misión de jóvenes de la capital gallega. Ocho universitarios y dos seminaristas pasarán el mes de julio realizando distintas tareas relacionadas con la pastoral misionera, reforma de infraestructuras y viviendas, campañas médicas y actividades educativas. Desde el pasado noviembre vienen realizando encuentros y actividades relacionadas con el mundo de la misión y la labor de los misioneros, formándose así en lo más elemental y tomando el pulso a la Misión de la Iglesia.

Esta experiencia quiere ser esta una propuesta de futuro que se extienda a las demás diócesis gallegas, buscando también otros territorios de misión como destino. La preparación y la partida de este grupo de jóvenes ha sido uno de los objetivos de este curso para la Delegación de Misiones de Santiago. Se buscaba que fuera una experiencia de campo de trabajo en contexto de pobreza y exclusión, que “fuera en verano, en Perú, con un número limitado de jóvenes porque limitada es también allí la capacidad de acogida. Se trataría de involucrar a los jóvenes que acaban la universidad y que están en ese período en que aún no trabajan y quieren tener una experiencia solidaria”, así lo explicaba el delegado de misiones, David Álvarez, al inicio del curso. Se trata de dar una oportunidad a “jóvenes que, sin cerrarse a la posibilidad de Dios pero sin ser de misa dominical, tienen una inquietud y una humanidad que hay que aprovechar. Es una actitud muy buena para satisfacer lo que reclaman y también para que puedan ver una experiencia de fe y se puedan ‘contagiar’ de eso”. La experiencia ya está en marcha.

Versión en galego