El arzobispo pide no “desanimar” a los jóvenes cuando sienten la llamada de Dios al sacerdocio

  • El rector del  Seminario Mayor, Carlos Álvarez indica que con el lema “Apóstoles para los jóvenes”, se trata de “preparar a los seminaristas para la misión”

“Permitidme que rompa una lanza en favor de las vocaciones jóvenes al sacerdocio. No desanimemos a éstos cuando el Señor los llama. Caminar junto a Jesús es la mejor escuela de vida. ¡Cuántas vocaciones han quedado en nada porque no tuvimos la valentía de acompañarlas en su momento!”. Así se expresa el arzobispo de Santiago, monseñor Julián Barrio, en una Carta Pastoral para el Día del Seminario que la Iglesia celebrará este próximo día 18 de marzo, domingo, en la que invita a los jóvenes a estar abiertos a la llamada de Dios en el servicio sacerdotal. En su Carta Pastoral, monseñor Barrio anima a los diocesanos a “pedir por las vocaciones al ministerio sacerdotal y a ayudar económicamente a nuestros Seminarios Mayor y Menor, colaborando también de este modo a la mejor formación humana, intelectual, espiritual, comunitaria y pastoral de nuestros seminaristas”. El arzobispo recuerda que ambas instituciones tienen como finalidad “acompañar y preparar a los jóvenes que han sentido la llamada del Señor para el ministerio sacerdotal. No pueden ser algo ajeno al dinamismo vital de la Diócesis y todos los diocesanos hemos de sentirnos implicados en esta realidad”.

En la actualidad, el Seminario Mayor de San Martín Pinario cuenta con 22 seminaristas, cuatro de los cuales ingresaron al inicio del actual curso.  En el Seminario Menor de Belvís hay en estos momentos 16 seminaristas menores.

Para el rector del Seminario Mayor compostelano, Carlos Álvarez, con el lema elegido para esta ocasión, “Apóstoles para los jóvenes”, se trata de “preparar a los seminaristas para la misión”, a fin de que sean “sacerdotes según el corazón de Cristo”. Carlos Álvarez señala, también, que en el Seminario compostelano, además de la cualificación de carácter académico, se intenta transmitir a los seminaristas el valor “del silencio en la oración y el testimonio de alegría de los que están a su lado”.

Según el rector, la llamada a ser apóstoles “es para todos, para las familias, para los jóvenes, para todos”, porque la idea es “estar en perfecta comunión con lo que nos pide Cristo para la misión”. Carlos Álvarez afirma que todo ello, en el caso de los seminaristas,  pasa por “estar y actuar en nombre del Señor”, con una vida de piedad a través de la cual los integrantes del Seminario vivan “el enamoramiento de Cristo con la gracia del Espíritu”. Para el rector del Seminario Mayor de San Martín Pinario, la alegría que se intenta transmitir a los seminaristas es reflejo de la confianza en el Señor, que se consigue “con la oración diaria personal ante el Sagrario”.

“Como decía Van Thuan”, explica D. Carlos, “primero Dios y después, las cosas de Dios”.

Con el rótulo elegido para este año en el Día del Seminario, “Apóstoles para los jóvenes”, se alude al hecho de que la Iglesia se prepara para celebrar, el próximo mes de octubre, el Sínodo de los Jóvenes.

En los seminarios mayores de España, según los datos facilitados por la Conferencia Episcopal Española (CEE), hay actualmente 1.263 aspirantes al sacerdocio, 16 más que en el curso anterior (1.247), lo que supone un aumento del 1,3%. En el curso 2017-2018 se ha incrementado en un 9% el número de nuevos ingresos de seminaristas mayores, de 275 (2016-2017) a 300 (2017-2018). En relación al número de  sacerdotes ordenados, en este curso descendió de 138 a 109.

Más información:

Versión en galego