Brillante acto de clausura de curso en el ITC y en el ISCCR

  • El arzobispo muestra su satisfacción por la actividad de las instituciones académicas diocesanas

El arzobispo, monseñor Julián Barrio, presidió esta tarde la Eucaristía que precedió a la solemne clausura del curso académico en el Instituto Superior Compostelano de Ciencias Religiosas (ISCCR) y en el Instituto Teológico Compostelano (ITC). La misa tuvo lugar en la capilla del Seminario Mayor y el acto de fin de curso en el Salón de Actos del ITC.

En la homilía de la Eucaristía, el arzobispo reflexionó sobre el significado de la Ascensión del Señor y el envío del Espíritu Santo. «Jesús anuncia», dijo, » que cumplida su etapa, y tras la vuelta al Padre, llega la etapa del Espíritu que va a llevar a cabo su obra».

Monseñor Barrio indicó que el Espíritu es «testigo consolador» en la Iglesia, a la que mantendrá «en su testimonio auténtico ante el mundo». Añadió, además, que » el misterio de Cristo solo pidremos vivirlo conscientemente bajo la acción sobrenatural e iluminadora del Espíritu Santo».

El arzobispo indicó que «nuestra vida necesita de una definición clara y de una postura sin componendas», que solo se logrará dando espacio a la acción del Espíritu.

El acto académico finalizó con la entrega de becas y diplomas a los alumnos que acababan sus estudios y con una intervención del arzobispo. Monseñor Barrio se mostró muy satisfecho con la actividad del ITC y del ISCCR, felicitó a los alumnos que se titulaban, se mostró orgulloso del profesorado y dijo que la mayor riqueza de las instituciones académicas diocesanas «sois todos vosotros».

 

El acto, moderado por el secretario del ISCCR, Antonio Gutiérrez, había dado comienzo con la intervención de Álvaro Zegarra, quien habló en nombre de los alumnos del Bienio de Licenciatura en Teología y resaltó la importancia de la formación recibida.

Le siguió en el uso de la palabra, Carlos Camiño, seminarista, en representación de los alumnos de Bachillerato en Teología. En sus palabras aludió al trabajo desarrollado en estos años y agradeció el esfuerzo de los profesores.

También habló Lorena Vilas, como portavoz de los alumnos de Bachillerato en Ciencias Religiosas de Santiago, quien comentó anécdotas de los años vividos en las aulas y aseguró que el «tiempo se había hecho muy corto».

Por los alumnos del Aula de A Coruña habló Javier Echevarría, el cual también agradeció la formación recibida en Ciencias Religiosas.

Hablaron a continuación los padrinos de los titulados: Alfonso Novo, por la promoción de los bachilleres en Teología, y Miguel López Varela, por la promoción de Ciencias Religiosas.

Antes de la clasura por parte del arzobispo, intervino José Antonio Castro Lodeiro, director del ITC, quien en sus palabras agradeció a monseñor Barrio su apuesta por las instituciones académicas y por el importante esfuerzo económico que realiza en ellas la Archidiócesis. También tuvo unas palabras de recuerdo para Segundo Pérez López, su predecesor al frente del ITC por sus años de docencia en las aulas compostelanas.

Versión en galego