Carta Pastoral en el Día del Papa. Jornada por la Caridad del Papa

Queridos diocesanos:

La solemnidad de los apóstoles san Pedro y san Pablo nos recuerda cada año la Jornada por la Caridad del Papa. Como en años anteriores, nos unimos al Papa en el ejercicio de su ministerio con nuestra oración y a la vez con nuestra ayuda económica. El Papa con sus gestos y sus palabras no deja indiferente a nadie, saliendo siempre al encuentro de los demás, sobre todo de los más necesitados, y respondiendo a las preguntas que le hacen.

En todas las parroquias, en las misas del domingo, día 25, se hará la colecta del Óbolo de San Pedro que el Papa dedica a obras de caridad. A este fondo llegan también las aportaciones procedentes de los Institutos de Vida Consagrada y de las sociedades de Vida Apostólica, así como las de los donativos de fieles particulares. Entre las muchas obras apoyadas por la caridad del Papa en este tiempo podemos recordar, entre otras, las ayudas a las víctimas de guerras y catástrofes naturales, a refugiados y a emigrantes, a las estructuras de algunas comunidades católicas y a los centros sanitarios en países pobres. El Limosnero del Papa realiza esta misión.

La caridad, manifestada con el Sucesor de Pedro, se expandirá hacia el mundo como fruto y memoria viva de la comunión cristiana. Estoy seguro de vuestra generosidad según vuestras posibilidades económicas. La Diócesis enviará al Papa esta colecta que a través de él llegará a muchas personas, reflejándose esa proyección universal que tiene la acción de la Iglesia. Pongámonos al servicio de Cristo que, siendo rico, se hizo pobre, a fin  de enriquecernos a nosotros (cf. Flp 2,6-8).

Os saluda con afecto y bendice en el Señor,

+ Julián Barrio Barrio,
Arzobispo de Santiago de Compostela

Versión en galego