Monseñor Barrio pide en una Carta Pastoral dirigida a los hombres y mujeres de la mar que se “garanticen las condiciones de un trabajo digno y debidamente remunerado”

“La fiesta de la Virgen del Carmen, es una buena ocasión para que todos nosotros contribuyamos a dar un nuevo impulso al Apostolado del Mar con nuestra acción para que toda la familia marinera esté muy unida, remando todos al unísono y en la misma dirección y respondiendo cada día mejor al compromiso cristiano. La Virgen del Carmen os lo recompensará con creces”. Así se expresa en una Carta Pastoral con motivo de la popular fiesta de la Virgen del Carmen y dirigida a los hombres y mujeres de la mar, el arzobispo compostelano, monseñor Julián Barrio. En su escrito, el arzobispo recuerda a la familia marinera que “somos conscientes de que quienes trabajan en el mar, tienen una vida sacrificada y llena de riesgos, no siempre bien valorados. Deseamos que los Organismos del Estado y de la Comunidad Europea garanticen las condiciones de un trabajo digno, más humano y debidamente remunerado a todos los marineros”.

 

Versión en galego