Don Julián invita a los diocesanos a vivir la Semana Santa como auténticos “seguidores de Jesús”

Con la procesión de la Borriquita, la bendición de los Ramos en A Quintana y la Eucaristía en la iglesia de San Francisco, el arzobispo compostelano, monseñor Julián Barrio, inició este pasado Domingo de Ramos las celebraciones litúrgicas de la Semana Santa en Santiago. En la fotografía que reproducimos, publicada hoy lunes en “El Correo Gallego”, se ve al arzobispo bendiciendo las palmas y los ramos de olivo. En su homilía en la Eucaristía, monseñor Barrio invitó a los diocesanos a vivir “la Semana Santa como seguidores de Jesús. Que el Señor nos ayude a abrir la puerta de nuestro corazón, para que pueda entrar en nosotros y a través de nosotros transformar nuestra sociedad conforme al plan de Dios”.

Monseñor Barrio dijo, también, que “nuestro camino es el de Cristo. Es verdad que podemos escoger un camino cómodo, bajando hasta lo vulgar y  hundiéndonos en la mentira y la deshonestidad, en la impiedad y el egoísmo. Pero Él nos guía hacia lo alto y puro; hacia la verdad que nos hace libres; hacia la valentía que no se deja intimidar por las opiniones dominantes”.

Señaló además el arzobispo que “el Hijo de Dios sigue sufriendo cuando acusamos injustamente a los que denuncian nuestra pasividad y conformismo, cuando no defendemos la causa de la justicia por miedo a las consecuencias que pueda traernos, cuando nos inhibimos ante la defensa de la verdad, cuando miramos a otro lado distinto de donde están los descartados de nuestra sociedad, cuando nos confiamos a nuestra autosuficiencia”.

 

Versión en galego