El arzobispo bendice las instalaciones de Arnela de Porto do Son

  • Jornada de convivencia para conmemorar 50 años de los campamentos de verano para niños y jóvenes promovida por Cáritas Diocesana

El arzobispo de Santiago, monseñor Julián Barrio, bendijo las instalaciones remozadas del campamento de verano Arnela (Porto do Son) de Cáritas Diocesana de Santiago/ Interparroquial de Santiago. Los actos programados tuvieron una jornada de convivencia y de puertas abiertas,así como una reunión plenaria del Consello de Cáritas.Participaron en el encuentro la teniente de alcalde del municipio, María Maneiro, los concejales Magdalena Pérez y Juan Pouso, la directora xeral de Xuventude e Voluntariado, Cristina Pichel, el delegado arzobispal, Jesús García Vázquez , el director de Cáritas Diocesana, José Anuncio Mouriño,y el consiliario Benjamín Roo , entre otros.

Educar y formar

El director de Cáritas Interparroquial de Santiago, Luis Calviño Pueyo, aseguró que las colonias de verano se habían puesto en marcha por varios motivos “que no fuera solo un espacio de esparcimiento, sino un lugar educativo y formativo”, al tiempo que durante quince días- dijo -muchos niños tuvieran una buena alimentación. Mostró su agradecimiento a tantas personas “para que esto sea la realidad que tenemos ahora y pudiera perdurar en el tiempo”.

Insistió que la remodelación fue posible gracias a una herencia importante y las aportaciones económicas de muchas personas con las que se sufragaron los gastos. Terminó agradecimiento el trabajo “altruista y desinteresado” de los monitores para que Arnela sea una realidad y la segunda casa para tantos niños todos los veranos

Por su parte Joés Anuncio Mouriño Raño, director diocesano, felicitó al arzobispo por su nombramiento de “Gallego del Año”, de El Correo Gallego, al tiempo que agradeció los apoyos recibidos para conseguir mejorar las instalaciones que llevan “albergando a tantos niños y jóvenes todos los veranos desde hace medio siglo”.

Lugar de encuentro

En su intervención monseñor Julián Barrio, arzobispo de Santiago agradeció a tantas personas e instituciones para “que esto sea una auténtica realidad y que se pueda contar con estas dependencias”. Recordó la gran visión que en su día tuvo el cardenal Quiroga Palacios para que las instalaciones veraniegas se pusieran en marcha. Un lugar, señalo, de referencia para la formación y la realización de los más jóvenes de la diócesis .

Jornada de convivencia

Los asistentes pudieron disfrutar, en todas las instalaciones del centro veraniego, de una exposición de fotografías que recoge la historia de este medio siglo de funcionamiento con grupos de niños y jóvenes que pasaron por sus instalaciones, así como un gran panel en el que los asistentes veraniegos dejaron su testimonio en base a un lema general: “Qué é Arnela para ti”, y una colección de carteles anunciadores de los encuentros veraniegos.

El director del centro Emilio José Fernández, ofreció una exposición sobre el trabajo que se lleva a cabo en Arnela- “que recibe el nombre del pueblo donde está ubicado el campamento”-los monitores en la que constató que son fundamentales para que los asistentes reciban formación y educación en valores “ aquí los jóvenes maduran  y se encuentran como en su propia casa”.

En esta jornada de convivencia se dieron cita monitores actuales con antiguos y exalumnos que participaron en los campamentos. Señalar también la presencia de Fructuoso Lareu Pardal, que con cerca de 91 años lleva toda su vida como voluntario en Cáritas de Padrón. El encuentro finalizó con un almuerzo de confraternidad.

Los niños, protagonistas

En Arnela se han desarrollado una serie de estancias destinadas a los niños nacidos entre el 2002 y 2011, organizadas por Caritas Diocesana de Santiago/ Interparroquial de Santiago, por medio del programa Cativos. La iniciativa puso en marcha una serie de actuaciones llevadas a cabo pensando en el tiempo del verano y las vacaciones de los niños.

El Campamento Arnela es un proyecto educativo que se continua a lo largo de la infancia y adolescencia de los participantes (de 8 a 17 años) que tiene como finalidad el aprendizaje de las ventajas de un ocio significativo, con la prevención de conductas nocivas, la educación en valores y habilidades sociales y de conducta.

Con ellos se busca potenciar la convivencia entre los niños durante esas épocas en las que tienen que disfrutar de un tiempo de vacaciones cerca del mar.

El Campamento Arnela cuenta con unas instalaciones que han sido remozadas en los últimos años para dar mayor cabida y, sobre todo, para que los niños dispongan de unas dependencias acordes con los tiempos que corren.

Versión en galego