El arzobispo felicita a los sacerdotes que celebran sus bodas de platino, diamante, oro y plata de ordenación sacerdotal

  • Monseñor Barrio dirige una carta al presbiterio diocesano con motivo de la festividad de San Juan de Ávila, patrono del clero secular

En una carta dirigida a los sacerdotes con motivo de la festividad de San Juan de Ávila, monseñor Julián Barrio felicita “fraternalmente” a aquellos sacerdotes que “celebráis las bodas de platino, diamante, oro y plata”. El arzobispo señala que “otros años, en el día de hoy estaríamos celebrando como presbiterio la festividad de San Juan de Ávila, patrono del clero español. También lo hacemos este año aunque no podamos reunirnos”. El arzobispo, citando la carta del cardenal Stella a los sacerdotes españoles en la fiesta de San Juan de Ávila, afirma que “la situación por la que estamos pasando nos ha ayudado a valorar también la misión sacerdotal, viendo que “todo ser humano necesita, además de recursos materiales y atención médica, espacios para poner nombre a sus sentimientos, luz y fuerza para seguir amando y confiando, para enfrentarse a la incertidumbre, a la enfermedad, a la muerte de seres queridos y al fin de la propia vida”[1].

En la misma carta, monseñor Barrio recuerda que la historia de la Iglesia “es gloriosa porque es historia de sacrificios, de esperanzas, de lucha cotidiana, como lo hemos comprobado en esta temporada. Nuestra fe se ha ido abriendo paso en medio de recursos humanos precarios, que en vez de desalentar nos han animado”.

El arzobispo comenta, en alusión a la figura de San Juan de Ávila, que “fue un testigo del amor de Dios. En la cruz pastoral propia del que vive el evangelio, se sintió inmensamente amado y escuchado. Sabiendo que Dios con permanente amor nos escucha, nos mira y pone atento el oído a todas nuestras penalidades, decía que hemos de pisar por donde Cristo pisó, porque no se evangeliza con estrategias, métodos, acciones, sino que los que evangelizan son personas que adoptan un determinado estilo de vida que es la que verdaderamente evangeliza”.

Monseñor Barrio apunta, además, que San Juan de Ávila veía “la pobreza y el acercamiento a los pobres con austero estilo de vida como necesarios para una efectividad evangelizadora. No concibe la misión sino en fraternidad con otros sacerdotes y laicos, creando comunión en su entorno, dejándose formar por Dios a través de los acontecimientos de la vida, y buscando siempre la voluntad divina con una disponibilidad plena para cumplirla. Son rasgos de un estilo de vida que debe estar muy presente en vuestro proceso de formación para el sacerdocio, queridos seminaristas, y en la vida de sacerdotes y diáconos”.

[1]Carta del Card. Stella a los sacerdotes españoles en la fiesta de San Juan de Ávila,9 de mayo de 2020.

 

 

Versión en galego