El arzobispo presidirá el sábado la Eucaristía para la Vida Consagrada y el domingo la Misa de la Presentación en la Iglesia de San Francisco

Monseñor Julián Barrio, arzobispo de Santiago, presidirá este próximo sábado día 1 de febrero la Eucaristía en la víspera de la Fiesta de la Presentación del Señor, que tendrá lugar en la  compostelana Iglesia del Colegio de Nuestra Señora de los Remedios (Rúa Orfas, 3), dedicada a los miembros de la Vida Consagrada. Será a partir de las 18:30 horas. Para esta Jornada de la Vida Consagrada, monseñor Barrio escribió una Carta Pastoral en la que recordaba que esta vocación “no es una realidad aislada y marginal sino que implica a toda la Iglesia” y afirmaba que “los diocesanos hemos de vivir con hondura que “todo lo referente a la Vida Consagrada es una cosa nuestra, nos afecta, más aún, nos pertenece”. En su carta a los miembros de Vida Consagrada, el arzobispo compostelano señalaba que este carisma es “un don divino que la Iglesia acoge y lo mantiene con fidelidad”.

El lema de esta Jornada de la Vida Consagrada es “La Vida Consagrada con María, esperanza de un mundo sufriente”. En el mensaje de los obispos de la Comisión Episcopal para la Vida Consagrada de este año, se lee: “La persona de especial consagración, con su palabra, con su acción, pero sobre todo con su propia vida, es testigo y anuncio de esa esperanza. Y lo será en tanto en cuanto aprenda de María y con María, Madre de la Esperanza, a esperar solo en Dios”.

Al día siguiente, domingo 2 de febrero, Fiesta de la Presentación, el arzobispo presidirá la Eucaristía que se celebrará en la Iglesia de San Francisco a las 12:00. La fiesta popularmente conocida como la Candelaria incluye la bendición de las velas, ceremonia a la que están invitados todos los diocesanos que deseen acudir.

Versión en galego