El arzobispo renueva los nombramientos del delegado y director de Cáritas diocesana de Santiago de Compostela

  • Jesús García Vázquez y José Anuncio Mouriño Rañó cubrirán un nuevo mandato de cuatro años

El arzobispo de Santiago, monseñor Julián Barrio Barrio, firmó la renovación de los nombramientos de Jesús García Vázquez, delegado episcopal, y José Anuncio Mouriño Raño, director, como máximos responsables de Cáritas Diocesana de Santiago de Compostela, por un nuevo mandato de cuatro años. Jesús Garcia Vázquez (Arzúa), lleva más más de medio siglo de sacerdocio, desempeñando diversas responsabilidades, tanto en España como en el extranjero, trabajando siempre para ayudar a los más necesitados. Considera que desde Cáritas se pretende “crear, construir comunidades, espacios comunitario solidarios y proféticos que hagan realidad otro mundo posible, otra forma de convivir donde los valores de la generosidad, la solidaridad, la justicia y de la gratuidad sean una realidad”.

José Anuncio Mouriño Rañó (Vilagarcía de Arousa), ha superado las tres décadas como voluntario, agente y en cargos de responsabilidad en Cáritas. Recuerda que la institución quiere acoger, escuchar, acompañar, animar y motivar, dar ganas de vivir, a las personas que por diversos motivos han llegado a una situación crítica. Insiste en que desde Cáritas “se apuesta por la promoción e integración de las personas”, y que se trabaja para erradicar la pobreza, no para paliarla.

Años de trabajo

La gestión de los dos máximos responsables de Cáritas Diocesana de Santiago de Compostela se refleja a lo largo de  96 meses en los que se fueron consiguiendo numerosos objetivos tanto en el plano de funcionamiento interno de la institución, como en el externo con la puesta en marcha de servicios, programas y centros de ayuda a los más necesitados. En tal sentido recordar algunos datos muy significativos: Creación del sillón solidario en odontología; la empresa de inserción laboral Arroupa de reciclado textil; el Centro de Atención Social Continuada “Vieiro” para personas sin hogar; cursos de formación tanto para personas en riesgo de exclusión social, como para voluntarios y agentes; la Acción de Base; el Reglamento de Régimen Interno o la celebración del medio siglo de vida de la institución. Y de cara al futuro la creación de AHortas empresa de inserción que desarrollará su trabajo en el sector de la agricultura ecológica

En la Memoria de 2017, a modo de carta de presentación, se deja constancia de que un total de 53.403 personas fueron las destinatarias de la acción desarrollada, las personas atendidas 18.041, los destinatarios 51.403, y el número de atenciones practicadas 97.440.

Versión en galego