El obispo auxiliar invita a vicarios, arciprestes y delegados a reflexionar sobre el inmediato futuro pastoral tras el fin del confinamiento

El obispo auxiliar, monseñor Jesús Fernández González, ha remitido una carta a vicarios, arciprestes y delegados de la Diócesis, en la que les invita a “comenzar a pensar en el futuro que, desde luego, va a ser bastante distinto de lo que nos imaginábamos hasta hace bien poco. En orden a reflexionar sobre la nueva situación generada y la respuesta pastoral que debemos dar, quiero comenzar proponiéndoos un cuestionario que servirá para hacer un informe/proyecto. Me gustaría también aprovechar la ocasión para promover nuestros contactos telemáticos y el trabajo en equipo por este medio. Pero, para ello, necesitamos disponer de ciertas herramientas”.

La iniciativa del obispo auxiliar viene al hilo de la situación creada por la pandemia del coronavirus y el confinamiento decretado por el Gobierno tras el estado de alarma. “Me dirijo a vosotros”, dice monseñor Jesús Fernández, “en este contexto de grave dificultad, en el que tantas personas queridas y conocidas nos han dejado, y tantas familias y amistades lloran su pérdida; en esta situación de confinamiento, de alejamiento social, de cambio significativo en nuestros hábitos pastorales. Y lo hago con tristeza, pero también con la esperanza que brota de la resurrección de nuestro señor Jesucristo”.

El obispo auxiliar recuerda, además, que “la Iglesia, en todo este tiempo, no ha estado parada. Desde luego, ha sido muy significativo el esfuerzo de los sacerdotes por estar cerca de sus feligreses, ideando nuevas formas de presencia y servicio pastoral. Además, la acción caritativa y social ha redoblado su esfuerzo, especialmente a través de nuestras Cáritas. A todos los que realizáis los distintos servicios, ¡gracias! ¡Que Dios os lo pague!”.

 

 

Versión en galego