El obispo auxiliar presidió la Eucaristía de Todos los Santos

El obispo auxiliar, monseñor Jesús Fernández González, presidió este viernes dia 1 de noviembre, la Eucaristía de la Solemnidad de Todos los Santos en la Iglesia de San Francisco. El templo se encontraba repleto de peregrinos.

En su homilía, monseñor Fernández recordó que el calendario liturgico honra día a día a los santos, pero dijo que la Iglesia dedica esta fiesta a honrar a los «antos anónimos» que han vivido ejemplarmente su vida cristiana. Este es, apuntó el obispo auxiliar, el sentido de esta jornada: «festejar la santidad», una realidad de la que el protagonista es Dios y los santos, sus instrumentos que Él ha elegido para proclamar su gloria.

Así, explicó monseñor Fernández,  «honrar a los santos es honrar a Dios», quien nos da pistas a través de las Bienaventuranzas para que cada uno, conforme a sus capacidades, practique el Sermón de la Montaña.

«La santidad es tarea de todos», indicó el obispo auxiliar,  quien aseguró que no se trata de ser perfectos (solo Dios es perfecto), sino de hacer las cosas ordinarias de modo extraordinario y caminar contra corriente a los criterios del mundo.

Versión en galego