El Padre Justo A. Lo Feudo promueve en Santiago, a petición del arzobispo, la Adoración Perpetua

El arzobispo compostelano, monseñor Julián Barrio, ha impulsado la puesta en marcha de la Adoración Perpetua en la ciudad del Apóstol, una realidad de devoción eucarística que ya existe desde hace más de tres años en la ciudad de A Coruña, en el Convento de las Bárbaras. Para este fin, desde hace unos días el padre Justo A. Lo Feudo, misionero del Santísimo Sacramento, promotor en A Coruña, se encuentra ahora en Compostela. La parroquia que alojará esta Adoración Perpetua, según explica Lo Feudo, es la de San Fernando, en el ensanche santiagués, un templo que ya dedica varias horas al día a la adoración eucarística. «Ahora se trata de conseguir que haya turnos de adoración al Santísimo las veinticuatro horas del día, todos los días del año”, explica el misionero, resaltando además que -al igual de A Coruña y otros 57 sitios de España- son, fundamentalmente, los fieles laicos quienes cubren todas las horas de adoración del día y de la noche. A los fieles seglares corresponde también la coordinación que permite asegurar que no haya hora sin alguien adorando al Santísimo.

Convencido de que se va a conseguir este objetivo, que ya cuenta con miles de capillas en todo el mundo, el padre Lo Feudo va a visitar distintas iglesias para predicar e invitar a los fieles a participar de la adoración perpetua, y lo hará en las homilías de las Misas dominicales. Asimismo, ha de mantener charlas y encuentros con distintas realidades eclesiales así como conducirá un retiro en el Seminario Mayor compostelano.

El Padre Justo pertenece a la comunidad Misioneros de la Santísima Eucaristía, con sede en Francia. El carisma de los misioneros es el de promover la adoración perpetua a la Eucaristía y lo hacen por medio de misiones, como la presente, y de conferencias, retiros, congresos. Todos los años llevan a cabo, en Saint Maximin-la-Sainte-Baume, un encuentro internacional sobre la adoración eucarística a la que suelen asistir prelados, teólogos y personalidades de los distintos ambientes de la cultura. Los encuentros están orientados a la formación y a ofrecer testimonios de conversión y vida eucarística.

¿Qué es la Adoración Eucarística Perpetua?

Hay adoración perpetua cuando el Santísimo Sacramento es expuesto a la   adoración de los fieles día y noche, todos los días del año -es decir, siempre- con la sola interrupción de la celebración eucarística.

La adoración perpetua es la respuesta en el tiempo hacia quien no deja de ser Dios y de amarnos de amor eterno, y constituye la máxima expresión de devoción hacia Jesús Eucaristía.

La Iglesia, a través de su Magisterio, recomienda la adoración perpetua en todas las ciudades y centros urbanos. “Es muy recomendable que, en las ciudades o en los núcleos urbanos, al menos en los mayores, el Obispo diocesano designe una iglesia para la adoración perpetua, en la cual se celebre también la santa Misa, con frecuencia o, en cuanto sea posible, diariamente…” (Redemptionis Sacramentum n.140).

“Por tanto, unido a la asamblea sinodal, recomiendo ardientemente a los Pastores de la Iglesia y al Pueblo de Dios la práctica de la adoración eucarística, tanto personal como comunitaria…Además, cuando sea posible, sobre todo en los lugares más poblados, será conveniente indicar las iglesias u oratorios que se puedan dedicar a la adoración perpetua..Al mismo tiempo, deseo animar a las asociaciones de fieles, así como a las Cofradías, que tienen esta práctica como un compromiso especial, siendo así fermento de contemplación para toda la Iglesia y llamada a la centralidad de Cristo para la vida de los individuos y de las comunidades.” (Sacramentum Caritatis n.67)

Beneficios de la Adoración Perpetua

Por medio de la adoración perpetua la iglesia está siempre abierta, para que quien quiera que sea, en el momento que sea, pueda encontrarse con su Señor y Salvador, y tener un momento de paz y de silencio.

Los adoradores –que al apuntarse con una hora semanal permiten que todas las horas estén cubiertas- conforman una fraternidad eucarística que da testimonio al mundo de su fe y de su amor hacia el Señor en su presencia eucarística. Testimonio más elocuente y convincente que muchas predicaciones y documentos y planes que podamos imaginar.

Porque una capilla o iglesia siempre abierta donde haya continuamente, a toda hora del día y de la noche, personas en adoración, interpela al mundo, atrae a aquellos que están en la búsqueda de Dios y llama la atención de los que están alejados de Dios invitándoles a acercarse.

La adoración eucarística perpetua origina una comunidad contemplativa – donde se reza sin cesar- que se vuelve escuela de oración.

Y así, cientos de personas en oración incesante descubren la belleza y la riqueza del encuentro con Dios, hacen experiencia directa de Dios, entran en intimidad con Él y desean conocerlo aún más, con el resultado de mayor crecimiento espiritual.

Se adora en el silencio y al ser la adoración de continua permanencia el resultado es el originarse una escuela de silencio, un lugar de recogimiento que hace propicio el encuentro con el Señor. Es cuando el silencio se vuelve Palabra.

Por todo ello, la adoración perpetua es fuente de grandes gracias y crecimiento espirituales.

Nueva Evangelización

La adoración perpetua es instrumento ideal de nueva evangelización porque estimula la búsqueda de Dios.

Además, la capilla o iglesia de adoración perpetua es un centro concreto de evangelización porque se da testimonio de la propia fe, y también porque habiendo encontrado a Dios se siente el deseo de hablar a los otros de Él, de sus maravillas, del tesoro encontrado y, desde luego, se siente la moción de hablar a Dios de los demás, de interceder por ellos.

Cada adorador se vuelve auténtico testigo del Resucitado.

En palabras de S.S. Juan Pablo II: “El misterio eucarístico es el culmen de la evangelización porque es el testimonio más eminente de la resurrección de Cristo”

Frutos y testimonios

La adoración eucarística perpetua es fuente de grandes frutos, conversiones, vocaciones, gracias y beneficios espirituales de los que dan testimonio constante los adoradores.

La experiencia universal es que donde hay una capilla de adoración perpetua, allí reina la paz.

La capilla ofrece a todos una estación para detenerse en el camino frenético de la vida. Les ofrece un espacio para reflexionar y dejarse interpelar por la presencia del Dios que nos ha creado y que nos salva.

La capilla siempre disponible de la adoración perpetua es espacio de encuentro y de reposo en el camino, porque allí está Aquel que nos ofrece la paz verdadera, no como la que nos ofrece el mundo.

Resulta asombroso ver cuántas personas anónimas pasan y se detienen en la silenciosa capilla en la que el Santísimo está siempre expuesto y transcurren un tiempo considerable, inmersas en su mundo interior. Muchas veces se trata de personas que vienen de lugares muy distantes, aún de no católicos, o invitadas por amigos. Muchas entran “porque sí, por azar” y se ven atraídas por el poder invisible e irresistible del Señor.

Otro beneficio que se da donde la adoración perpetua es establecida es el servicio de orientación espiritual y de confesiones.

La adoración eucarística en general, y la perpetua en particular, favorecen la participación del sacrificio eucarístico en la Misa en la medida en que la adoración significa permanencia con Aquel a quien se ha encontrado en la comunión sacramental.

Mediante la adoración perpetua se descubre y promueve la unidad en torno a Jesucristo Eucaristía al volverse los adoradores conscientes de formar parte de una fraternidad eucarística, de cada uno ser un eslabón de la cadena ininterrumpida de adoración.

El Santo Padre Benedicto XVI ha dicho: “Sin adoración no hay transformación en el mundo”. Y en otra ocasión: “La adoración no es un lujo, es una prioridad”.

¿Quiénes son los encargados de establecerla y mantenerla?

Algunos aspectos operativos:

Si bien todo parte de las predicaciones del misionero, de Nuestra Señora del Santísimo Sacramento, en las Misas de días festivos donde se recogen las adhesiones (para participar de la adoración perpetua con al menos una hora semanal) y la consecuente búsqueda de personas que ayuden y se ocupen de la organización, realmente el proyecto reposa totalmente en los fieles laicos. Son ellos quienes dan acogida a la invitación ofreciendo su hora santa semanal, y son ellos quienes forman la estructura de coordinadores encargados de vigilar que todas las horas estén siempre cubiertas y de proveer en caso de ausencias. Todo esto forma parte del servicio ministerial de los laicos al que muy claramente llamó el Concilio Vaticano II.

Los coordinadores son 29 (uno general, cuatro de turnos horarios y 24 de hora) que reparten el peso de las tareas de manera tal que la carga que cada uno lleva es mínima.

La adoración perpetua se inicia cuando las 168 horas semanales están cubiertas.

En el mundo y en España

Las capillas o iglesias con la adoración eucarística perpetua son alrededor de 3.000 en todo el mundo. Estados Unidos de América es el país con mayor cantidad de ellas superando el millar. Filipinas cuenta con unas 500, y luego México con también varios cientos de capillas, le siguen otros países hispanoamericanos como Argentina. En Europa Italia y Francia superan ligeramente en número a España que cuenta en estos momentos con 58 capillas. Existe adoración perpetua en países no cristianos como Corea con un centenar de capillas, Tailandia, Myanmar, Tanzania, Uganda, Congo, etc. Algunas de esas capillas tienen la adoración perpetua desde hace más de 30 años.

Más información en:

http://adoracioneucaristicaperpetua.es/

https://www.youtube.com/watch?v=ZBPdb7yH3Ms

Versión en galego