Entregan al arzobispo un facsímil de la Carta Náutica de Juan de la Cosa

El marqués de Castell Florite, Juan Lago-Novás, en compañía de Cándido Pazos, hizo entrega hoy al arzobispo de Santiago, monseñor Julián Barrio, de un facsí­mil de la Carta Náutica de Juan de la Cosa. La entrega tuvo lugar en el Palacio Arzobispal.

Juan de la Cosa, marino y cartógrafo español nacido en Santoña hacia 1460, falleció el 28 de febrero de 1510, en el séptimo y último viaje a América. Acompañó a Colón en sus dos primeros viajes y era dueño de la carabela Santa Marí­a, antes conocida por La Gallega, hecha según testimonio del Padre Sarmiento, en los astilleros de A Moureira en Pontevedra.

La Carta Mapamundi, la terminó de dibujar en El Puerto de Santa María en octubre del año 1500, al finalizar su tercer viaje que realizó con Alonso de Ojeda y se exhibe en el Museo Naval de la Armada Española en Madrid y es la joya más preciada de sus colecciones.

Documento cartográfico importante

Es el documento cartográfico más importante de la época, en el cual aparece representado el continente americano, por primera vez en la historia, en el que puede verse de forma destacada el meridiano (46º 35’) trazado a 370 leguas de las islas de Cabo Verde, que señala la interpretación del Tratado de Tordesillas del 7 de Junio de 1494, donde los reinos de España y Portugal se reparten el Nuevo Mundo, atendiendo a la Bula del Papa Alejandro VI.

Se ve la isla de Cuba separada del continente en contra de las creencias de Colón y en una posición geográfica que no es exacta. Las líneas del Ecuador y el trópico de Cáncer, que hace de eje de la carta, están en su correcta posición.

Destacan las partes del Mundo conocido, Asia, África, Europa y la Mare Oceanum, y en las capitales conocidas pueden verse catedrales, castillos, u otras edificaciones, Valencia con su Miguelete, Granada recién conquistada con el pendón de leones y castillos, y en los distintos reinos, se ven sus monarcas en sus tronos: el Rey de Rusia, la reina de Saba con su espada, la torre de Babel; atravesando Asia los Reyes Magos guiados por su estrella, y en el extremo oriente, en las tierras del gran Khan, se ven representados los personajes bíblicos Gog y Magog, un hombre sin cabeza y los ojos en el estómago y el otro con cabeza de perro que representan el mundo de los infieles.

La Carta se supone que desapareció de España y llevada a Francia durante la guerra de la Independencia, y fue rescatada de una almoneda, por el Ministro Plenipotenciario de Holanda en París, Barón de Walckenaer.

A la muerte en 1853 del diplomático holandés, fueron vendidos en subasta que comenzó el 12 de abril del mismo año, parte de sus bienes, entre los que se encontraba la famosa carta. Enterado el coruñés Don Ramón de la Sagra, amigo del fallecido diplomático, de la venta, lo comunicó al Ministro de Marina, quien a su vez lo comunicó al de Estado, delegando éste en el señor La Sagra, en representación del Depósito Hidrográfico de la Marina, la asistencia a la subasta, consiguiendo que le fuese adjudicada su compra por 4.321 francos.

La obra de Pazos

El escultor Cándido Pazos, quien acompañó en la entrega del facsímil al marqués de Castell Florite, es diseñador, paisajista, premio Nacional de Dibujo, escultor, artista, investigador, viajero, apasionado de la jardinería, atleta, piloto de automovilismo, embajador con letras mayúsculas del Camino.

Es autor, entre otras obras, de 60 esculturas en gran tamaño relacionadas con las rutas del Camino repartidas por toda Europa. La Porta Itineris Sancti Iacobi o Puerta de Europa, situada en la entrada de Santiago por el Camino Francés; las esferas armilares del Parlamento Europeo y el Pabellón de Galicia, la mano de Baco o la Fonte da Peregrina del Monte do Gozo son algunas de las obras que llevan su firma. Hace unos meses había presentado el libro “El Camino Francés en el Códice Calixtino”. La obra, manuscrita e ilustrada por él, con textos de Francisco Singul, es una adaptación contemporánea del libro V del Códice Calixtino.

 

Versión en galego