Homilía de mons. Julián Barrio en Nochebuena

Froheliche Weihnacten
Merry Christmas
Joyeux Noël
Auguri per un Santo Natale
Bo Nadal

En esta Noche Santa sentimos hondamente el amor divino al contemplar al Niño Dios con los ojos de nuestro corazón. Nuestra noche se ilumina con la luz de Belén. Adoramos la Palabra hecha carne. Sólo la adoración es la puerta para entrar en este misterio de la mano de María que “dio a luz a su hijo primogénito, lo envolvió en pañales y lo acostó en un pesebre, porque no tenían sitio en la posada” (cf. Lc 2,6s).

“Despiértate, escribe san Agustín, Dios se ha hecho hombre por ti. Celebremos con alegría el  advenimiento de nuestra salvación”. El Hijo de Dios se hizo uno como nosotros, excepto en el pecado. Puede parecer un escándalo pero no, es un milagro. Es el primer paso de Dios para ser nuestra vida. Contemplamos la ternura, la  pequeñez y la dependencia del Niño Dios, el silencio roto por los sollozos, la riqueza hecha pobreza. Percibimos cómo en la pequeñez brota la fuerza, en el silencio la Palabra, en la esperanza la vida. El nacimiento del Hijo de Dios hecho hombre lo trastoca todo: los pobres son bienaventurados, los leprosos son curados, los ciegos ven, la vida brota en lo inesperado. “Sólo lo divino puede “salvar” al hombre, es decir, las dimensiones verdaderas y esenciales de la figura humana y de su destino” (Giusani).

La humanidad esperaba anhelante este acontecimiento. Pero en la posada no hubo sitio. ¡Qué contradicción! El hombre siempre espera a Dios, pero llegado el momento no tiene sitio para él: “Vino a su casa, y los suyos no lo recibieron” (Jn 1,11). Entonces fue la ciudad de Belén, pero es también la humanidad, somos nosotros. Cuantas veces Dios llama a las puertas de nuestro corazón en las personas necesitadas de nuestra palabra, de nuestro afecto, de nuestra ayuda. Pero no hay respuesta.

Es una Noche de paradojas: El Eterno desciende al tiempo. El Infinito cabe en los brazos de María. La Palabra del Padre viene en el silencio. El Inmensamente Rico se ve recostado en un pesebre y envuelto en unos pañales. El Deseado de las naciones se siente rechazado. Nace no en la Jerusalén prestigiosa y religiosa, sino en la pequeña ciudad de Belén, lugar del pan; ese pan tierno de Jesús que llegará a nosotros misteriosamente en cada eucaristía. Esta noche percibimos también la oscuridad de las personas angustiadas en su propia posada donde no hay sitio para Dios. Es verdad que el amor de Dios por el hombre es tan grande que está dispuesto a entrar por el establo de la posada. Besemos al Niño para que nuestros labios queden así purificados, libres de mentiras, murmuraciones  y palabras indecentes. Acariciémosle para que nuestras manos se abran a la generosidad con los que están necesitados. Hagamos que nuestro corazón sea la casa donde invitar a Jesús.

¡No tengamos miedo a que el Niño Dios nos vea! Permitamos que su ternura nos toque el corazón y ablande las durezas que nos hacen insensibles a Dios y distraídos ante las necesidades de los demás. Hagámosle un sitio en nuestro corazón, en nuestra familia y en nuestra convivencia social.

Nos felicitamos todos porque “se ha manifestado la gracia de Dios que trae la salvación para todos los hombres, enseñándonos a que renunciando a la impiedad y a los deseos mundanos, llevemos ya desde ahora una vida sobria, justa y piadosa” (Tit.2,12). Así la alegría de Dios nos inundará y nuestra agitación se calmará. Llevemos la luz del Portal de Belén a todos los hogares. “No apaguemos la llama ardiente de esta paz encendida por Cristo” (F. Mauriac).  Pido que la misericordia que Dios nos ha manifestado en su Hijo, la vivamos con los demás. ¡Feliz Navidad a todos! Amén.

 

Foto: @CatedralStgo

Versión en galego