Homilía en el 300 aniversario de la muerte de San Juan Bautista de La Salle

“Cantaré las misericordias de Dios, las alabanzas de Dios, todo lo que ha hecho con nosotros” (Is 63,7). Damos gracias a Dios, queridos Hermanos de La Salle, por habernos dado a una persona tan significativa en la Iglesia y en la sociedad como san Juan Bautista de la Salle al conmemorar el tercer centenario de su muerte que ocurrió en un viernes después de manifestar: “Yo adoro en todas las cosas la conducta de Dios a mi respecto”.  Fue la actitud del hombre bueno y justo que conformó su vida con la de Cristo que enseña y vive el amor de Dios, perdona con el perdón de Dios y muere con la generosidad de Dios.

Actitud de agradecimiento

Hoy, con las palabras de Pablo a los Tesalonicenses, también os digo: “Tenemos presente ante nuestro Dios y Padre, la obra de vuestra fe, los  trabajos de vuestra caridad  y la paciencia en el sufrir que os da vuestra esperanza en Cristo, nuestro Señor”. En el peregrinar de nuestra vida Dios ilumina   nuestros pasos con su Palabra. Esta palabra subraya la belleza y la importancia del agradecimiento. Dar gracias es decir SI a Dios como creador y redentor nuestro; es decir Si a nosotros mismos como criaturas de Dios; es aceptar que Dios sea Dios y que nosotros seamos sus criaturas. Siempre es momento para reconocer que nuestra única fuerza es el Señor. Por eso la alegría y la tristeza no dependen del éxito o del fracaso de la misión porque el verdadero éxito no está incluido en la misión sino en el Señor que nos llama, consagra y envía. Él es quien sondea nuestro corazón.

Así lo entendió San Juan Bautista de la Salle, fundador de la Congregación de los Hermanos de las Escuelas Cristianas. Ordenado sacerdote se dedicó a las clases sociales más pobres, sobre todo a la educación e instrucción de los hijos de artesanos y los pobres, sin excluir a alumnos de otras procedencias sociales. La acción profética de este sacerdote aristocrático configuró un tipo de maestro consagrado a su misión educativa porque ejerció una paternidad de elección que nace del amor de Cristo, superando las barreras que en su época se interponían entre las clases sociales. Soportó la humillación de su familia que le echaba en cara sus compromisos con la gente humilde; y de los mismos burgueses y aristócratas de la época que lo acusaban de deshonrar su estado canónico. Sufrió hostilidades y no pocas incomprensiones. La obra de Dios siempre va acompañada de la cruz para llegar a la gloria. Pero él tenía claro que el educador es un verdadero ministerio en la Iglesia desde una comunidad fraterna que vive en espíritu de fe y se siente instrumento de la Obra de Dios.

La historia de san Juan Bautista es vuestra historia, queridos Hermanos de la Salle. Hay algo que no depende de vosotros y es elegir el momento en que Dios tiene que hablaros, pero si depende de vosotros el estar disponibles y prontos a escucharle, e ir desgranado la vida en la educación de la infancia y de la juventud con creatividad e imaginación para dar respuestas a las preguntas que encontráis entre los niños y los jóvenes en el proceso de una educación humana y cristiana en la fraternidad y para la fraternidad. Podemos decir que los tiempos no son fáciles, pero es ahora cuando vuestra preocupación ha de ser renovar y reavivar el carisma que Dios ha puesto en vosotros, dejándoos transformar por el Espíritu. Los tiempos difíciles se manifiestan cuando las cosas o las personas nos aprisionan, limitan nuestra libertad, oscurecen el horizonte o nos impiden ser fieles al designio del Padre y a la realización de nuestra vocación.

Vuestra presencia entre nosotros

Vuestra presencia, Hermanos de las Escuelas Cristianas, es una referencia luminosa en nuestros afanes y esperanzas, certezas y dudas. Sabéis que en la escuela los niños y jóvenes han de ser acompañados para darles las claves del sentido de la vida, para enseñarles a ser felices, compartiendo la alegría de Dios, la perfección de su libertad y la gracia de su amor. Este es el objetivo de la Escuela Católica que “ha realizado a lo largo de los años un encomiable esfuerzo de reflexión sobre su identidad católica en esta sociedad cambiante”. Los retos son muy significativos a la hora de afrontar los desafíos de una sociedad pluralista; del sentir de unas familias cuyos comportamientos no siempre están en sintonía con la enseñanza de la escuela; de cierto desencanto en la comunidad educativa; de educar conforme a un proyecto educativo cristiano: hoy ya no se aprende para ser persona sino para acumular información y obtener buenos resultados. Es necesario preservar la identidad de la escuela católica, cuya especificidad está en el servicio a la formación integral, siendo un proyecto en el que Dios es su fundamento primero y último. Vuestra consagración es también una referencia sin equívocos. Nos recordáis “que es posible servir a Dios en totalidad y sin complejos porque Dios es alguien a quien se puede conocer, amar y ofrendar la vida con la misma intensidad y alegría que podemos hacerlo a otra persona”.

Nuestro agradecimiento

Acojo la ofrenda de estos años de la Congregación para ponerla en el altar. Con la intercesión de San Juan Bautista de La Salle y de nuestra Madre Santa María bajo cuyo patrocinio os puso vuestro Fundador, pedimos que el Señor os siga bendiciendo con toda clase de bienes espirituales y celestiales. Amén.

“Cantarei as misericordias de Deus, os encomios de Deus, todo o que fixo connosco” ( Is 63,7). Damos grazas a Deus, queridos Irmáns de La Salle, por darnos a unha persoa tan significativa na Igrexa e na sociedade como san Xoan Bautista de La Salle ao conmemorar o terceiro centenario da súa morte que ocorreu nun venres santo despois de manifestar: “Eu adoro en todas as cousas a conduta de Deus ao meu respecto”. Foi a actitude do home bo e xusto que conformou a súa vida coa de Cristo que ensina e vive o amor de Deus, perdoa co perdón de Deus e more coa xenerosidade  de Deus.

Actitude de agradecemento

Hoxe, coas palabras de Pablo aos Tesalonicenses, tamén vos digo: “Temos presente ante o noso Deus e Pai, a obra da vosa fe, os traballos da vosa caridade e a paciencia no sufrir que vos dá a vosa esperanza en Cristo, o noso Señor”. No peregrinar da nosa vida Deus ilumina os nosos pasos coa súa Palabra. Esta palabra subliña a beleza e a importancia do agradecemento. Dar grazas é dicir SI a Deus como creador e redentor noso; é dicir SI a nós mesmos como criaturas de Deus; é aceptar que Deus sexa Deus e que nós sexamos as súas criaturas. Sempre é momento para recoñecer que a nosa única forza é o Señor. Por iso a alegría e a tristeza non dependen do éxito ou do fracaso da misión porque o verdadeiro éxito non está incluído na misión senón no Señor que nos chama, consagra e envía. El é quen sonda o noso corazón. Así o entendeu San Xoan Bautista de La Salle, fundador da Congregación dos Irmáns das Escolas Cristiás. Ordenado sacerdote dedicouse ás clases sociais máis pobres, sobre todo á educación e instrución dos fillos de artesáns e os pobres, sen excluír a alumnos doutras procedencias sociais. A acción profética deste sacerdote aristocrático configurou un tipo de mestre consagrado á súa misión educativa porque exerceu unha paternidade de elección que nace do amor de Cristo, superando as barreiras que na súa época interpoñíanse entre as clases sociais. Soportou a humillación da súa familia que lle botaba en cara os seus compromisos coa xente humilde; e dos mesmos burgueses e aristócratas da época que o acusaban de deshonrar o seu estado canónico. Sufriu hostilidades e non poucas incomprensións. A obra de Deus sempre vai acompañada da cruz para chegar á gloria. Pero el tiña claro que o educador é un verdadeiro ministerio na Igrexa desde unha comunidade fraterna que vive en espírito de fe e se sente instrumento da Obra de Deus. A historia de San Xoan Bautista é a vosa historia, queridos Irmáns de La Salle. Hai algo que non depende de vós e é elixir o momento en que Deus ten que falarvos, pero se depende de vós o estar dispoñibles e prontos a escoitarlle, e ir debullado a vida na educación da infancia e da mocidade con creatividade e imaxinación para dar respostas ás preguntas que atopades entre os nenos e os mozos no proceso dunha educación humana e cristiá na fraternidade e para a fraternidade. Podemos dicir que os tempos non son fáciles, pero é agora cando a vosa preocupación ha de ser renovar e reavivar o carisma que Deus puxo en vós, deixándovos transformar polo Espírito. Os tempos difíciles maniféstanse cando as cousas ou as persoas nos aprisionan, limitan a nosa liberdade, escurecen o horizonte ou nos impiden ser fieis ao designio do Pai e á realización da nosa vocación.

A vosa presenza entre nós

Vosa presenza, Irmáns das Escolas Cristiás, é unha referencia luminosa nos nosos afáns e esperanzas, certezas e dúbidas. Sabedes que na escola os nenos e mozos han de ser acompañados para darlles as claves do sentido da vida, para ensinarlles a ser felices, compartindo a alegría de Deus, a perfección da súa liberdade e a graza do seu amor. Este é o obxectivo da Escola Católica que “realizou ao longo dos anos un encomiable esforzo de reflexión sobre a súa identidade católica nesta sociedade cambiante”. Os retos son moi significativos á hora de afrontar os desafíos dunha sociedade pluralista; do sentir dunhas familias cuxos comportamentos non sempre están en sintonía co ensino da escola; de certo desencanto na comunidade educativa; de educar conforme a un proxecto educativo cristián: hoxe xa non se aprende para ser persoa senón para acumular información e obter bos resultados. É necesario preservar a identidade da escola católica, cuxa especificidade está no servizo á formación integral, sendo un proxecto no que Deus é o seu fundamento primeiro e último. A vosa consagración é tamén unha referencia sen equívocos. Lembrádesnos “que é posible servir a Deus en totalidade e sen complexos porque Deus é alguén a quen se pode coñecer, amar e ofrendar a vida coa mesma intensidade e alegría que podemos facelo a outra persoa”.

O noso agradecemento

Acollo a ofrenda destes anos da Congregación para poñela no altar. Coa intercesión de San Xoan Bautista de La Salle e da nosa Nai Santa María baixo cuxo patrocinio vos puxo o voso Fundador, pedimos que o Señor vos siga bendicindo con toda clase de bens espirituais e celestiais. Amén.

Versión en galego