Intervención de mons. Barrio en Cope: 15 de marzo de 2019

 

En la festividad de San José la Iglesia nos propone contemplar su figura y la realidad de la paternidad. Al referirnos a él hay que decir que quizás nunca ha hecho Dios un acto de confianza mayor en un hombre como nosotros: Dios le confía al Verbo encarnado y a su Madre, la Virgen María. Es el hombre de fe más profunda y viva, el hombre de la plena confianza en la Providencia divina.

San José encarna la paternidad, es decir lo que es necesario para ser padre según Dios. En este día en las familias se celebra el día del padre y parece oportuno mirando a san José. Su fidelidad a la misión que el Padre Dios le confía y su discreción son rasgos distintivos de su personalidad, dándonos a entender que en el silencio y en la humildad crecen los mejores frutos de santificación.

En este día la Iglesia celebra también el Día del Seminario. Los cristianos tenemos en esta celebración la oportunidad de considerar la vocación al sacerdocio, esa paternidad espiritual que nace de una llamada específica del Señor. Ser sacerdote es una auténtica aventura para servir a los demás. Hoy más que nunca es necesario que recemos por los sacerdotes y por los jóvenes que se preparan en el Seminario para recibir el sacerdocio. La vocación sacerdotal es un gran don que hay que cuidar en la familia, en las parroquias, en los movimientos juveniles. Esta implicación de todos hará más efectivo el proceso de formación del seminarista y lógicamente nos ayudará a comprender que el sacerdote no es un ser extraño, desenraizado y forastero entre los hombres, sino un hombre escogido de entre los hombres para representarles en el culto a Dios (Heb 5, 1), evangelizando, administrando los sacramentos y sirviendo a la comunidad.

El Señor prepara y capacita a los que llama al sacerdocio.   Conocemos  casos de sacerdotes que han sido motivo de escándalo. Pero sabemos que en su inmensa mayoría son personas abnegadas, entregadas y sufridas, en el silencio y la discreción como San José, cuya protección pedimos de manera especial para ellos en este día.

Versión en galego