Intervención de Mons. Barrio en la Cope: 15 de septiembre de 2017

 

Estos últimos días hemos asistido a acontecimientos diversos que pueden generar cierta inquietud e incertidumbre. Las imágenes impactantes del huracán que ha asolado extensas zonas del Caribe y de Estados Unidos nos recuerdan, en medio de una tragedia que ha provocado muchas víctimas humanas, la necesidad de trabajar juntos para minimizar el rastro de desolación de estos fenómenos naturales. Quienes han permanecido en los lugares azotados por el huracán para ayudar a los demás son un ejemplo de que el bien siempre se abre paso en medio del mal.

En nuestro país, mientras, la normal convivencia ciudadana garantizada por el respeto a las normas justas que regulan el sistema democrático, se ve perturbada ciertamente por determinadas pretensiones territoriales que amenazan con quebrar el entendimiento secular y la fraterna hermandad de personas y pueblos en el común contexto nacional.

A nosotros, cristianos, una lectura creyente de la realidad, de estas realidades, no nos puede conducir ni al desánimo ni al pesimismo. Más bien al contrario, nos debe fortalecer en nuestro compromiso de esperanza y confianza, de no tener miedo al futuro.

Con nuestra oración –es este un momento especial para abrir nuestro corazón y nuestras necesidades al oído siempre atento de Dios- podemos contribuir a que se abra un tiempo nuevo de escucha, de diálogo y de comprensión entre quienes tienen responsabilidades de gestión de la cosa pública en nuestra patria. Pedir a Dios por el bien común es una forma de trabajar por la justicia.

Si ante un huracán lo que queda es aunar esfuerzos para reducir su doloroso impacto, ante las complejas realidades sociales que nos toca vivir también es preciso ese entendimiento que genera la sensatez y el anhelo de dejar a las generaciones futuras una situación mejor y nunca peor que la que nosotros hemos heredado. Ojalá que la generosidad de todos nos haga ver el valor de la fortaleza en la unidad diversa de esta vieja tierra.

 

Versión en galego