Intervención de Mons. Barrio en la Cope: 8 de septiembre de 2017

 

Un cordial saludo a todos los oyentes de COPE en este regreso de la programación religiosa tras el paréntesis del verano. Siempre es grato retomar este contacto con vosotros, una vez que la vuelta a la normalidad y a las actividades cotidianas del curso son ya una realidad. Es este un tiempo propicio para dar gracias a Dios por lo que hemos vivido en este verano y para pedirle que nos acompañe en las tareas a desarrollar en los próximos meses.

Nuestra Iglesia diocesana ha celebrado estos días su tradicional encuentro de inicio de curso académico a través de las Jornadas de Teología. La formación es siempre una actividad que todos los cristianos deberíamos considerar estratégica, pues en ella encontraremos razones para dar razón al mundo de nuestra fe en Cristo Jesús. Agradecemos también a los responsables del Instituto Teológico Compostelano su dedicación a esta labor tan importante.

Y dentro de muy poco pondremos en marcha la Escuela Diocesana de Agentes de Pastoral, una iniciativa muy vinculada con el reciente Sínodo y que busca ir capacitando a los laicos que van a colaborar más estrechamente con los sacerdotes en las unidades pastorales. Con esta Escuela buscamos ayudar a redescubrir la vocación cristiana, a cultivar una profunda espiritualidad laical, así como ayudar al discernimiento ministerial y al compromiso laical. Queremos con ello ofrecer una formación básica sobre qué significa ser discípulo misionero y dar una capacitación ministerial a quien viene ejerciendo un ministerio o se siente llamado a él. El plan de formación de esta Escuela será un auténtico itinerario diocesano de discípulos misioneros.

Valoremos en su justa medida esta iniciativa, tan en la línea de las realidades apuntadas por el Sínodo y pidamos al Señor que su andadura  sea eficaz y fructífera para nuestra Iglesia diocesana.

 

Versión en galego