La colecta para obras de caridad del Papa se aplaza hasta el fin de semana del 3 y 4 de octubre por la pandemia

  • Habitualmente esta colecta, conocida como el óbolo de San Pedro se celebraba en torno al 28 de junio
  • “Son muchas las personas, víctimas de guerras y catástrofes naturales, refugiadas y emigrantes, y afectadas por pandemias, a las que el Papa ayuda”, indica monseñor Barrio

En torno a la solemnidad de los apóstoles san Pedro y san Pablo, la Iglesia suele tener la Jornada por la Caridad del Papa. En esta ocasión, “dadas las circunstancias de este año, la Santa Sede ha considerado que la colecta del Óbolo de San Pedro en vez de los días 27 y 28 de este mes, se haga los días 3 y 4 de octubre en todas las parroquias de la Diócesis”, explica el arzobispo de Santiago, monseñor Julián Barrio. El prelado  recuerda que “a este fondo llegan también las aportaciones procedentes de los Institutos de Vida Consagrada y de las sociedades de Vida Apostólica, así como las de los donativos de fieles particulares. Son muchas las personas, víctimas de guerras y catástrofes naturales, refugiadas y emigrantes, y afectadas por pandemias, a las que el Papa ayuda. Baste recordar como signo de cercanía y afecto el envío de respiradores que hizo a un hospital de Madrid con motivo del coronavirus”.

“El Papa con sus gestos y sus palabras sale siempre al encuentro de los demás, sobre todo de los más necesitados, escuchándoles y respondiendo a sus inquietudes espirituales y materiales, como lo comprobamos día a día. Tengamos en cuenta que las consecuencias de la pandemia del coronavirus han agudizado la situación de pobreza en los países más vulnerables”.

“Estoy seguro”, dice monseñor Barrio, “de vuestra generosidad según vuestras posibilidades económicas. La Diócesis enviará al Papa esta colecta que a través de él hará bien a muchas personas, reflejándose esa proyección universal que tiene la acción de la Iglesia”.

 

Versión en galego