Memoria 2018 de Cáritas Diocesana de Santiago de Compostela

  • 56.000 personas las destinatarias de la acción social desarrollada
  •  Se realizaron 112.134 atenciones

 Un total de 56.070 personas fueron las destinatarias de la acción de Cáritas Diocesana de Santiago de Compostela y el número de atenciones practicadas se situó en las 12.134. Estos datos se desprenden de la Memoria 2018 de la institución presentada esta mañana en un acto que presidió Jesús García Vázquez, delegado episcopal, que durante su intervención habló de la transparencia y responsabilidad ante la sociedad. “Las informaciones recogidas quieren contribuir a describir la realidad, el sufrimiento y el dolor que padecen muchas personas. Al mismo tiempo queremos mostrar el empeño por construir una historia de comunión y fraternidad ayudando a la dignificación y recuperación de las personas que, a nuestro alrededor, están afectadas por muchas carencias y sufrimientos”, dijo. Por su parte José Anuncio Mouriño Raño, director diocesano, insistió en que “la pobreza se ha enquistado y cronificado”, remarcando que “en Cáritas nos preocupa que la pobreza se hereda de padres a hijos. El hijo del pobre, por desgracia, va a ser pobre”. Hizo hincapié en que el pobre es más pobre “y nos preocupan los trabajadores que no pueden llegar al final del mes”.

Datos económicos y auditoría

 En lo relativo a los datos económicos las cuentas de resultados del año 2018 presentan un balance negativo de 213.996 euros. Los ingresos totales ascendieron a 6.619.145 euros y los gastos fueron de 6.833.142 euros. En cuanto a las pérdidas, Mouriño Rañó insistió en que se hará frente con recursos propios de Cáritas Diocesana. Reflejó como datos negativos la disminución de las colectas (19%), herencias y legados( 10%) y subvenciones de entidades privadas ( 53%).

Por Áreas de Intervención en los gastos generados destacan las inversiones económicas realizadas en Atención Primaria (2.55.625 euros); Mayores (1.287.494 euros), y Formación y Empleo (681.469 euros).

Los auditores al presentar el balance de la gestión de Cáritas a finales del año pasado señalan entre otras cuestiones que “no hemos detectado deficiencias que pudieran generar la necesidad de incorporar modificaciones sustanciales a los estados financieros”.

La realidad social

 Al profundizar sobre la realidad social se da cuenta de que a pesar de la mejoría de algunos indicadores macroeconómicos se sigue ahondado en la desigualdad. La cifra de atendidos por Cáritas Diocesana de Santiago de Compostela aumenta ligeramente cada año y, además, se consolida el fenómeno de los trabajadores pobres. Un porcentaje alto de los casos atendidos corresponden a personas que acuden desde hace varios años a los servicios de atención. Se siguen produciendo nuevos casos de exclusión social, y en la acogida el número de mujeres (55,59 %) supera al de hombres (44,41%), el de nacionales (62,73%) al de extranjeros (37,27%), y se mantiene alto el porcentaje de personas atendidas que viven en un hogar con hijos.

Áreas de Actuación

 El trabajo se ha desarrollado por medio de cuatro líneas de actuación: la acogida, la integración en la sociedad de los excluidos, la animación en la comunidad y la sensibilización y denuncia. Para su ejecución la labor se ha dividido en Áreas de Actuación: Acción de Base; Minorías; Formación, Empleo y Economía Social; Salud; Familia, Infancia y Juventud; Reclusos y Ex Recluso, y Personas Sin Hogar.

Destacó algunas de las iniciativas llevada a cabo como el Sillón Solidario en Odontología, que atendió a 196 personas (113% más) y que amplió su actuación a la prisión de Teixeiro, donde fueron atendidos 60 internos, que  es un nuevo servicio de atención creado por la institución. Anunció que se había constituido la empresa AHorta que se encarga del trabajo agrícola ecológico y que cuenta con huertas en Ordes donde trabajan dos técnicos y dos trabajadores de inserción social.

Informe FOESSA

 El director diocesano, Mouriño Rañó, presentó datos que figuran en el Informe FOESSA relativo a Galicia concerniente al año 2018, y que se presentará públicamente el día 26 de septiembre en un acto que se celebrará en Santiago de Compostela. Entre otras cuestiones se señala que en nuestra Comunidad Autónoma se produce un envejecimiento de la población, habiéndose perdido un -2,6 % en ese año. Se da cuenta de que el modelo de integración es frágil: el 41,6% de la población gallega se encuentra en una situación precaria, y contando con una alta tasa de vulnerabilidad social. Casi uno de cada cinco gallegos –470.000– se encuentra en situación de exclusión social. El 9,1% de la población -245.858 personas- está en una situación de exclusión moderada y el 8,4% -226.946 personas- en exclusión severa.

En el informe se refleja que el elemento de mayor exclusión es la vivienda: el 28,3% de la población en viviendas inseguras, y el 18,9% en viviendas insalubres.

En lo relativo a los hogares, el 30% de familias numerosas, el 23,3 % de familias con hijos, y el 22% de familias monoparentales, están en situación de exclusión social. Se constata una mayor feminización de la pobreza, el 20% de los hogares sustentados por mujeres están en situación de exclusión.

Refleja que la tasa de trabajadores pobres es del 12,2 %, y del total de la población excluida, 4 de cada1 0 está trabajando, lo cual rompe la idea de que un puesto de trabajo y un salario saca a las personas de las situaciones de exclusión.

Día de la Caridad

Informó, finalmente, que para Cáritas la festividad del Corpus Christi, que se celebra el domingo día 23, se convierte de forma directa y solidaria en el Día de la Caridad. Se trata de una jornada en la que se cursa invitación a la solidaridad y a la generosidad. Por tal motivo en todas las parroquias de la Diócesis se vivirá con intensidad esta fecha tan significativa para todos los que con amplio sentido de solidaridad buscan los más importantes objetivos caritativos.

 

 

Versión en galego