Mons. Barrio presidió en la iglesia conventual de las MM. Carmelitas la Misa en la Jornada de la Vida Consagrada

Esta tarde, el Sr. Arzobispo presidió en la iglesia conventual de las MM. Carmelitas de Santiago, la Misa en la Jornada de la Vida Consagrada. En una iglesia llena de consagrados y consagradas, se elevó una acción de gracias especial por la declaración de Venerable de la M. María Antonia de Jesús. Antes de la celebración eucarística, el P. Postulador General de la Orden Carmelita Descalza ofreció una conferencia sobre la fundadora de este Carmelo santiagués.

El Sr. Arzobispo presidió el rezo de las Vísperas y, a continuación, la Eucaristía, que comenzó con la lectura del Decreto de la Declaración de Venerable. El Sr. Arzobispo en la homilía les decía a los consagrados que son “presencia del amor de Dios, que siempre es fecundo más allá de la eficiencia y de la eficacia que a veces buscamos”. En referencia a la Venerable M. María Antonia de Jesús, recordó lo que ella decía “todo lo vence el amor de Dios”. De esta manera, se convirtió en “un testimonio de los valores del espíritu y de la dimensión trascendente de la persona en el medio del racionalismo del Siglo de la Luces”.

Antes de finalizar la Eucaristía, se bendijo un cuadro de la fundadora del Carmelo que fue colocado encima de la urna que guarda sus restos mortales. Hay que destacar una presencia numerosa de los feligreses de Cuntis, que presididos por su párroco, se unieron a esta celebración festiva en honor de la “Monxa do Penedo”.

Versión en galego