Monseñor Barrio habla de la espiritualidad de la peregrinación jacobea

El arzobispo de Santiago, monseñor Julián Barrio, inauguró este martes el ciclo de conferencias organizado por la Archicofradía del Apóstol Santiago. Monseñor Barrio habló de la espiritualidad de los peregrinos. Sus primeras palabras fueron las siguientes: “El 31 de diciembre de 2020 se abrirá la Puerta Santa, acto con que da comienzo el tercer Año Santo Compostelano del siglo XXI. Es necesario preparar este acontecimiento. Esta tarde reiniciamos el curso de conferencias promovido por la Archicofradía del Santo Apóstol Santiago con el sugerente lema: “¿A dónde vas peregrino?” Considero que el peregrino jacobeo se encamina hacia un horizonte connotado por la espiritualidad. La peregrinación jacobea ha de entenderse desde la perspectiva teológica y según la referencia a la historia de la Iglesia, a la tradición eclesiástica y a la experiencia del Antiguo Pueblo de Israel, el Pueblo elegido. La historia de la Iglesia es Historia de la salvación y sus contenidos sólo podremos comprenderlos intrínseca e internamente en la dimensión de la fe. La Iglesia es presencia en el tiempo e instrumento de la salvación hasta la segunda venida de Cristo. En este horizonte hemos de situarnos para entender mejor la realidad y el significado del Hecho Jacobeo desde una lectura antropológico-católica evitando que la antropología del “homo viator” se reduzca a una mera visión político-cultural-turística, vaciada de toda dimensión religiosa y espiritual”.

Monseñor Barrio indicó, también, que “el peregrino en el camino aprende, contempla y vive, volviendo enseña como testigo lo que ha visto, oído y vivido. No olvidemos que estamos obligados a conquistar la herencia recibida. La peregrinación jacobea es más que un mero símbolo exterior. Es expresión de una concepción determinada del hombre y de su relación con Dios, de la presencia de lo sacro en el corazón de nuestra civilización, de la distinción entre lo temporal y lo espiritual. Es una llamada a la esperanza cristiana que no es un ingenuo optimismo basado en el cálculo de probabilidades y que ha de resonar desde la Casa del Señor Santiago, mirando “hacia arriba” y caminando “hacia delante”.

El arzobispo dijo además que “la peregrinación es una ocasión para potenciar la nueva evangelización de España y de Europa que vive la tensión entre la afirmación de los nacionalismos y la búsqueda de un principio unificador que contribuya a una regeneración espiritual, moral e intelectual de nuestra sociedad”.

Versión en galego