Monseñor Barrio hace un llamamiento a la comunidad diocesana para pedir por las vocaciones sacerdotales

  • Pide a todos implicación en la formación humana, intelectual, espiritual, comunitaria y pastoral de los seminaristas

“Año tras año, vengo compartiendo con vosotros mi preocupación por la escasez de vocaciones al ministerio sacerdotal”. Así comienza la Carta Pastoral que monseñor Julián Barrio, el arzobispo de Santiago, dirige a la comunidad diocesana con motivo de la celebración del Día del Seminario, que se celebrará el próximo 19 de marzo. “Es frecuente”, continúa el arzobispo, “que algunos feligreses de las distintas parroquias  que quieren tener una atención pastoral mayor, me escriban o vengan a hablar conmigo para pedirme que les envíe un sacerdote. Sentir la necesidad del sacerdote es de alguna manera tomar conciencia de que también el tener  sacerdotes es misión de todos”. De ahí que monseñor Barrio haga un llamamiento a todos los diocesanos para pedir “por las vocaciones al ministerio sacerdotal y a ayudar económicamente a nuestros Seminarios Mayor y Menor, colaborando también de este modo a la mejor formación humana, intelectual, espiritual, comunitaria y pastoral de nuestros seminaristas”.

En su Carta Pastoral, monseñor Barrio manifiesta su preocupación por la formación de los seminaristas, una “inquietud” que  “ha de ser compartida como misión de todos los diocesanos de diferente manera pero convergiendo en el mismo objetivo”. El arzobispo recuerda que la responsabilidad de esa formación para la vocación a la que han sido llamados los seminaristas es del propio obispo, de la comunidad educativa del Seminario, de los profesores, de las comunidades de las que provienen los candidatos al sacerdocio, de sus propias familias, de sus parroquias o de las asociaciones y movimientos juveniles.

“Lógicamente”, añade monseñor Barrio, “el mismo seminarista es protagonista necesario de su formación, consciente de que nadie le puede sustituir en su libertad responsable”. Sin olvidar por otra parte, a “la sociedad”, que  “es una piedra significativa en la formación del seminarista quien se ha de acercar a ella con una mirada de discernimiento, siempre atento a los signos que le proporciona para hacer de ellos una lectura creyente, en una actitud de escucha y de diálogo”.

“Esta implicación de todos hará más efectivo el proceso de la formación del seminarista y lógicamente nos ayudará a comprender que el sacerdote no es un ser extraño, desenraizado y forastero entre los hombres, sino un hombre escogido de entre los hombres para representarles en el culto a Dios”, manifiesta el arzobispo compostelano.

“El seminario, misión de todos”

“El seminario, misión de todos” es el lema de este año para el Día del Seminario. Esta jornada se celebra el 19 de marzo, solemnidad de San José. En las comunidades autónomas en las que no es festivo, el domingo más cercano. En este caso, el 17 de marzo. La vocación al ministerio sacerdotal es un regalo de Dios a la Iglesia que requiere la participación activa de todos los cristianos como miembros del Cuerpo de Cristo. El ejemplo en el trabajo pastoral cotidiano, el acompañamiento previo al ingreso en el seminario, el papel de la familia y de las parroquias de origen, son agentes necesarios para que la llamada de Dios sea escuchada en cualquier momento de la vida. El Día del Seminario se celebra desde el año 1935 con el objetivo de suscitar vocaciones sacerdotales mediante la sensibilización, dirigida a toda la sociedad, y en particular a las comunidades cristianas.

 

Versión en galego