Monseñor Barrio invita a los niños a vivir desde ventanas y balcones el Domingo de Ramos con sus palmas y ramas de olivo

  • El arzobispo escribe una carta a los niños y les dice que les echará de menos al no celebrarse la procesión

El arzobispo, monseñor Julián Barrio, acaba de publicar una carta dirigida a los niños y niñas de  la diócesis, en la que asegura que les echará de menos el Domingo de Ramos, al haberse suspendido todas las procesiones de Semana Santa por el COVID 19. Sin embargo, monseñor Barrio les invita a salir a las ventanas y balcones de sus hogares con palmas y ramos de olivo para acompañar a Jesús, «que entra en ellas y que son este año una Jerusalén herida y lastimada por la pandemia del coronavirus».

«Necesitamos que manifestéis vuestra alegría con este gesto que a todos nos animará», dice el arzobispo. D. Julián comenta a los pequeños y jóvenes que probablemente se retrase la celebración de su Primera Comunión o de la Confirmación, pero les pide seguir su preparación en casa, junto a los padres, convertidos los hogares en auténticas «iglesias domésticas».

 

Carta a los Niños y Jóvenes diocesanos. Marzo 2020

Gritad: “Bendito el que viene en el nombre del Señor”

Queridos niños/as y jóvenes:

¡Cómo vamos a echar en falta este año vuestra presencia y bullicio al no poder tener la procesión tan propia vuestra como es la del Domingo de Ramos! Pero estoy seguro que os asomaréis a las ventanas o balcones de vuestras casas ya sea en las aldeas, en las villas o en la ciudad con el ramo de olivo o la palma para acompañar a Jesús que entra en ellas y que son este año una Jerusalén herida y lastimada por la pandemia del coronavirus que nos está afectando tan duramente. Necesitamos que  manifestéis vuestra alegría con este gesto que a todos nos animará, acompañando a Jesús no con el paso de la Borriquita sino como al amigo invisible por nuestras calles. Él nos dijo que estaría siempre con nosotros cuando nos sentimos unidos a los demás en su nombre y no nos va a abandonar. Esta es nuestra esperanza cristiana. Gritad a pleno pulmón: ¡Hosanna al Hijo de David! ¡Bendito el que viene en el nombre del Señor!, anunciando así el comienzo de la Semana Santa en la que celebramos que Cristo nos amó y entregó su vida por nosotros. Recordad lo que dijo: “Dejad que los niños se acerquen a mí: no se lo impidáis, pues de los que son como ellos es el reino de Dios” (Mc 10,14).

En las visitas pastorales que estaba realizando a las distintas parroquias de nuestra Diócesis, he tenido el gozo de encontrarme con algunos de vosotros, hablaros y escucharos, respondiendo a vuestras preguntas, siempre interesantes, sobre Jesús, nuestro Maestro. Unos os estáis preparando para recibir la Primera Comunión, otros asistía a la catequesis para la Confirmación: todos sabedores de encontrar fuerza y luz para el compromiso de dar testimonio de Él. Este año la Iglesia parroquial está siendo vuestro hogar, redescubierto como Iglesia doméstica. ¡Agradezco mucho a vuestros padres esta inquietud y preocupación! La situación en la que vivimos y de la que no sois ajenos al estar recluidos en vuestras casas, es muy posible que lleve a retrasar las fechas de estas celebraciones que estáis preparando. Pero esto no importa, vuestra ilusión y  vuestro ánimo han de ser mayores si es posible.

Las noticias que recibimos nos transmiten que muchas personas están sintiendo el agobio preocupante de la incertidumbre. Hay que recordar aquellas palabras de Jesús que serenan nuestro ánimo: “Venid a mí  los que estáis cansados y agobiados que yo os aliviaré… porque mi yugo es llevadero y mi carga ligera” (Mt 11,28). Solamente desde El y con su enseñanza, podemos dar una respuesta sin miedo a las cuestiones que nos afectan. A veces la sociedad nos da la impresión de ser una gran casa un poco destartalada. Pero si nos fijamos en las personas que la habitan, ciertamente se percibe una gran necesidad de Dios y mucha bondad.

Rezo con vosotros, pidiendo que el Apóstol Santiago y la Virgen María nos ayuden. Con los mejores deseos y mi cordial saludo para vuestros padres, os bendigo en el Señor,

+Julián Barrio Barrio,
Arzobispo de Santiago de Compostela

Versión en galego