El arzobispo de Santiago, monseñor Julián Barrio, lamenta en una carta pastoral dedicada a la Campaña contra el Hambre, de Manos Unidas, que en España cada año y cada consumidor tire “sesenta kilos de comida a la basura”. A juicio del arzobispo compostelano, resulta “lamentable constatar que una tercera parte de los alimentos acaba en los desperdicios”. Monseñor Barrio explica que esta Jornada contra el Hambre, que tendrá su eje central el próximo día 12 de febrero, “ha de ser una oportunidad para apremiarnos a nosotros mismos y a las instituciones a actuar según la cultura del encuentro y de la solidaridad”. Para el arzobispo de Santiago “falta un sistema de instituciones económicas capaces de asegurar el acceso a la comida de manera regular y adecuada desde el punto de vista nutricional, y de afrontar las exigencias relacionadas con las necesidades primarias y con las emergencias de crisis alimentarias reales, provocadas por causas naturales o por la irresponsabilidad política nacional e internacional”. Manos Unidas, indica monseñor Barrio, “nos urge a un compromiso con un consumo y producción sostenibles en torno a la agricultura familiar”.

En Santiago, la delegación de Manos Unidas recuerda que un tercio de los alimentos que se producen se tira a la basura, mientras que 800 millones de personas en el mundo pasan hambre. Como explica su presidenta, María José Cervera, “apoyamos a los pequeños productores con el fin de conseguir una cosecha de productos agrícolas como alimentos para las personas, al margen de la especulación y abierta a un comercio justo”.