Monseñor Barrio pide a los diocesanos que se unan a la oración universal por el cuidado de la creación

  • Carta Pastoral del arzobispo compostelano en la que invita a todos a “un compromiso ecológico”, que para los cristianos es una prioridad para construir una sociedad más humana

En una Carta Pastoral dedicada al “Día del Cuidado de la Creación”, el arzobispo compostelano, monseñor Julián Barrio, pide a todos los diocesanos que se unan “en la Catedral, en las parroquias y en las comunidades religiosas de la Diócesis” en oración ante el Santísimo, “uniéndonos a toda la Iglesia”, por “esta intención del cuidado de la creación, ayudándonos de las oraciones que el Papa nos propone en la Encíclica Laudato Si´”, especialmente en su nº 246. En la carta que hoy da a conocer el arzobispo, se recuerda que “cada día suscita mayor interés el conocimiento del estado del medio ambiente del planeta, ya que es un condicionante del bienestar social, sanitario y económico. La industrialización y la urbanización modificaron el medio ambiente y originaron problemas ambientales de primer orden (el efecto   invernadero y el cambio climático, la destrucción de la capa de ozono estratosférica, el transporte de contaminantes, la desertización, etc.), que es preciso corregir”. Monseñor Barrio aboga por poner en marcha un “compromiso ecológico, cuidando la creación con pequeñas acciones cotidianas y conformando de esta manera un estilo de vida”.

Coincidiendo con la celebración, como cada año, desde el 1 de septiembre hasta el 4 de octubre, de un tiempo de oración a nivel mundial para celebrar el Tiempo de la Creación, el arzobispo compostelano ha escrito una carta pastoral en la que asegura que “hay que evitar que las actividades futuras originen más deterioro en nuestro entorno, a través de una política preventiva que permita un desarrollo sostenido y equilibrado, y tenga como objetivos la protección de la salud humana y la conservación de todos los recursos (aire, agua, clima, especies de flora y fauna, alimentos, materias primas, hábitat, patrimonio natural y cultural) que condicionan y sustentan la vida”.

Monseñor Barrio explica en el texto que “el papa Francisco nos recuerda que hemos de vivir lo que él llama la conversión ecológica que supone reconocer la creación como un don de Dios y sentirse relacionados con las demás criaturas formando con ellas una comunión universal”. Para el arzobispo, “solidaridad, justicia social y capacidad de admiración ante la creación son factores que contribuirán, con la ayuda de Dios y el trabajo de los hombres de bien, a que la esperanza alcanzable se convierta algún día no muy lejano en realidad tangible”.

En su carta, el arzobispo de Santiago asegura que “celebrar el Tiempo de la Creación”, nos ayudará a todos “a darnos cuenta de que “vivir la vocación de ser protectores de la obra de Dios es parte esencial de una existencia virtuosa”, que “no consiste en algo opcional ni un aspecto secundario de la experiencia cristiana”.

 

 

Versión en galego