Monseñor Barrio pide no tener “miedo a ser y a aparecer como cristianos en la vida privada y en la pública”

El arzobispo de Santiago de Compostela, monseñor Julián Barrio, presidió ayer la Eucaristía que se desarrolló en la Catedral santiaguesa con la tradicional solemnidad litúrgica propia de la Fiesta de la Traslación del Apóstol. En su homilía –en respuesta a la invocación realizada por la Delegada Regia, Pilar Rojo, presidenta del Parlamento de Galicia- monseñor Barrio instó a todos los creyentes a no tener “miedo a ser y a aparecer como cristianos en la vida privada y en la pública”, al modo en que el Apóstol Santiago se convirtió en testigo fiel de Cristo resucitado. El arzobispo aseguró, además, que el pluralismo “si no tiene referencias de unidad se pervierte” y que la convivencia necesita “la solidaridad, la justicia y la paz”, si no quiere quedar “a merced del poder en sus múltiples formas”.

“Santiago”, dijo el arzobispo, “el amigo del Señor, no fue un testigo improvisado y nos transmite con su testimonio que si algo debe inquietarnos y preocupar nuestra conciencia, es que tantos hermanos nuestros vivan sin la fuerza, la luz y el consuelo de la amistad con Jesucristo”. Monseñor Barrio aseguró además que “el verdadero mal para el hombre está en el vano intento de la autosuficiencia con que normalmente pretende planificar su vida a espaldas del amor de Dios creador y redentor”. Dijo, también, que “tampouco nós somos testemuñas improvisadas. Deus pensa en cada un de nós e quere que vivamos co sentimento dun corazón que se apiada e se compadece do mal que ve sufrir a outros”.

En su homilía, el prelado compostelano aseguró que “fan falta persoas sensibles á necesidade dos demais, que se deixen conmover por ela, e que traten de remediala na medida das súas posibilidades, poñendo o corazón no que fan”. Y explicó que “a miseria non é só de formas exteriores e materiais, é tamén a ignorancia, o pecado, a impotencia para facer o ben e para harmonizar as diferenzas, achegando ideais e motivacións a un pluralismo, que se non ten referencias de unidade pervértese, e a unha convivencia que se non cultiva a solidariedade, a xustiza e a paz, non será humana quedando a mercé do poder nas súas múltiples formas”.

Al finalizar su homilía, monseñor Barrio expuso que ponía “sobre o Altar, co Patrocinio do Apóstolo, a vosa ofrenda, Excma. Sra. Delegada Rexia, tendo en conta as intencións das Súas Maxestades e da Familia Real, dos nosos gobernantes estatais, autonómicos e locais, das nosas familias, e de todos os que formamos os distintos pobos de España, de xeito especial dos queridos fillos desta terra galega”.

El arzobispo también tuvo palabras de recuerdo para “os cristiáns perseguidos, os refuxiados, as víctimas do terrorismo”, así como de impulso a la “santificación e protección da familia”.

 

Versión en galego