Monseñor Barrio presidió la Función del Voto en la Iglesia de Santo Domingo en A Coruña

El arzobispo de Santiago, monseñor Julián Barrio,  presidió este domingo a mediodía la tradicional celebración de la Función del Voto en la iglesia de Santo Domingo. Durante su homilía, monseñor Barrio ha asegurado que «A Coruña no puede perder su alma» y, para ello, «todos tenemos que estar comprometidos». Añadió que «el sentir religioso no desaparecerá nunca» porque «no se puede eliminar del corazón del hombre». Ha lamentado, además, que estemos «siendo religiosos pero sin religión». Ha explicado que la «crisis antropológica» que la sociedad está viviendo «tiene que ver con los fundamentos de la vida».

El arzobispo ha afirmado que «no necesitamos hacer encuestas ni estudios» para buscar las razones de la «mediocridad, rutina y falta de compromiso cristiano» que hay actualmente en la sociedad. Sólo tenemos que «mirarnos por dentro y ver el espacio que Cristo ocupa en nuestro corazón», ha añadido. El arzobispo de Santiago ha apuntado que la «preocupación nihilista» de la sociedad actual se debe a que «se ha dejado de buscar el bien común. La vida o la damos o se disipa porque no podemos almacenarla», ha subrayado.

Por su parte, la oferente, Elena Viturro, ha pedido a la Virgen del Rosario su bendición para todos los coruñeses y para los enfermos, en especial, para los que padecen cáncer. Ha recordado su especial sintonía con estos enfermos y sus familiares por su paso como presidenta de la Asociación Española contra el cáncer en A Coruña. Viturro le ha pedido, además, a la Virgen, que consiga que los políticos «apoyen las necesidades de los enfermos y apoyen la investigación».

Versión en galego