• La reunión, que congregará a cerca de 120 jóvenes, se celebrará en el Seminario Menor compostelano

Este sábado día 29 de febrero se celebrará en el Seminario Menor de Santiago la primera de las sesiones de trabajo del Sínodo Diocesano de Jóvenes, una iniciativa impulsada por el arzobispo, monseñor Julián Barrio, tras el desarrollo del Sínodo de los Obispos sobre “La juventud, la fe y el discernimiento vocacional” celebrado en Roma en octubre de 2018 y de que el Papa Francisco publicara la Exhortación apostólica post-sinodal “Christus Vivit”. Cerca de 120 jóvenes se darán cita en el salón de actos del Seminario Menor desde las 10:00 horas hasta el final de la sesión, a las 18:00 horas. Con la presencia del arzobispo, monseñor Barrio, los jóvenes dedicarán esta primera jornada a reflexionar sobre el verbo Reconocer, uno de los tres que se analizaron en el encuentro de Roma. El delegado diocesano de Pastoral da Infancia e Xuventude, Javier García, indicó que “con ello se trata de conocer la realidad de los jóvenes, que expresen cómo son, cómo viven, cuál es su situación y qué relación tiene la Iglesia con su vida”.

“Iniciaremos los trabajos con una oración”, señala Javier García, quien agrega que a continuación habrá una intervención del arzobispo. En ella, monseñor Julián Barrio hablará a los jóvenes sobre el sentido del Sínodo Diocesano de Jóvenes y explicará las motivaciones de este encuentro. Como se sabe, el arzobispo convocó este Sínodo para dar voz y protagonismo a los jóvenes de nuestra diócesis, para escuchar al Espíritu Santo que habla a través de ellos y para dar respuesta a sus inquietudes y necesidades.

Los casi 120 jóvenes que se darán cita en el Seminario Menor, procedentes de 37 arciprestazgos, congregaciones o movimientos se presentarán a todos los participantes, “en un acto que pretendemos que sea ágil y ameno”, afirma el delegado de Pastoral da Infancia e Xuventude.

El trabajo de los asistentes se centrará, a continuación en el análisis y debate de un informe sobre la juventud elaborado por la Fundación Santa María. Será presentado por dos jóvenes y debatido en reuniones de pequeños grupos repartidos por edades. En este Sínodo Diocesano juvenil, tal y como se había anunciado, participan jóvenes de entre 16 y 29 años.

Ya por la tarde, chicas y chicos tendrán una segunda sesión de trabajo, en la que se abordará el perfil de los jóvenes en la Iglesia diocesana de Santiago de Compostela. “Después de eso”, señala Javier García, “se reunirá la gran asamblea de los jóvenes, en la que se presentarán las conclusiones de lo trabajado a lo largo del día, contando con la presencia del arzobispo”. El cierre de esta primera sesión lo pondrá una oración compartida y “habrá una Eucaristía opcional para todos aquellos que quieran asistir”, apunta el delegado de Infancia e Xuventude.

La siguiente sesión de trabajo se llevará a cabo el día 28 de marzo. En ella se abordará el verbo Interpretar: interpretar qué quiere Dios de los jóvenes de la diócesis de Santiago de Compostela, qué temas les inquietan o qué necesitan.

La tercera y última sesión tendrá lugar el 18 de abril. Allí se analizará el verbo Elegir: Elegir qué se hace ahora. Los jóvenes, junto al arzobispo, elegirán cómo se concreta todo lo trabajado y qué se hará para mejorar la diócesis.

Versión en galego