Monseñor Barrio recibió con profundo agradecimiento el premio “Gallego del Año” otorgado por “El Correo Gallego”

Este jueves, el arzobispo de Santiago, monseñor Julián Barrio, recibió de manos del presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, el galardón de “Gallego del Año”, otorgado por el periódico compostelano “El Correo Gallego”. En un brillante acto llevado a cabo en el Palacio de Congresos de Santiago recibieron su distinción los premiados a lo largo de todos los meses, así como los galardonados de modo especial, como el misionero de 102 años de edad, Andrés Díaz de Rábago. En su intervención, el arzobispo destacó que la “iglesia compostelana sale al encuentro de nuestra sociedad y de todos los peregrinos, creyentes y no creyentes, ofreciéndoles en actitud de diálogo su acogida, invitándoles a entrar en el espacio sagrado, franqueando el magnífico Pórtico de la Gloria para orar, unos al Dios conocido por la fe, otros al Dios Desconocido”. Monseñor Barrio señaló, además, que “no pongamos a Dios en modo avión, corriendo el riesgo de horizontalizar nuestra vida en un futuro próximo”, al tiempo que indicó que “a búsqueda de la verdad no es fácil. Colaboremos a encontrarla con valentía pues no hay atajos hacia la felicidad y la belleza de una vida plena”. El acto de entrega de los premios se abrió con una intervención del director del diario compostelano, Xosé Manuel Rey Nóvoa. La Iglesia diocesana se suma al agradecimiento expresado por su arzobispo por esta distinción y le felicita muy cordialmente.

Publicamos a continuación la intervención íntegra de D. Julián:

O meu agradecemento ao Director do Grupo Correo Galego, aos Membros do Xurado que me distinguiron con tan grande honra de ser Galego do Ano dous mil dazanove na súa trixésima edición, e a todos Vostedes pola vosa participación neste acto. Os meus parabéns aos que foron distinguidos coa honra de ser galega/galego do mes e aos que recibiron distincións especiais. Para vostedes, permitídeme, de maneira especial ao P. Andrés,  os meus parabéns, porque quedar co voso eloxio sería apropiar algo que non me pertence.

“Quen pensou o máis fondo, ama o máis vivo, e quen queira percibir o invisible co corazón ha de observar o visible” (Hölderlin). A comunicación de ser elixido Galego do Ano causoume non pouca sorpresa comprendendo que a vosa consideración vai máis aló do que razoablemente cabería esperar. Con humildade, na misión que a Igrexa me confiou na Diocese compostelá xa hai vinte e seis anos, tratei de ir labrando o voso respecto sen pretender contar coa vosa admiración, que sempre depende máis da bondade de quen admira que do esforzo de quen quere ser admirado. A resposta pola miña banda é a gratitude sincera e oxalá fose tanta como a que vostedes e o pobo galego se merecen. Falo nestes termos, xa que este recoñecemento que recibín posibilítame o facelo. Veño xeograficamente dunha terra onde a luz madura con forza e onde as noites escuras fan visible a vía láctea, que se fai camiño de terra para chegar a Santiago, e na que a paisaxe está configurada pola recia aciñeira e o flexible chopo. Aquí atopei o carballo e o eucalipto, similares no seu reciedumbre e flexibilidade. Reciedumbre serena e mirada esperanzada cara ao alto son as claves que atopei na xente galega que é a miña xente, que son a súa xente. Isto configuroume como discípulo para tentar ser mestre, porque, como di a nosa inmortal Rosalía: “Nesta terra tal encanto / se respira… Triste ou probe, / rico ou farto de querbanto, / ¡se encariña nela tanto / quen baixo o seu ceu se crobe…”.

Sendo admirable esta comunidade galega na súa terra e mar, nas súas aldeas, vilas e cidades, na súa cultura, lingua e tradicións, as súas institucións e xentes, na súa capacidade para mirar sempre adiante con sentidiño e non quedar cegada ante o lóxico e necesario progreso, deime conta de que Santiago non figuraba entre os centros financeiros do continente, nin entre as principais instancias na toma de decisións políticas que pretenden ser fío transversal do goberno político no mundo. Son moitos os valores desta Cidade, pero o máis importante deles consiste en ser meta para o espírito do ser humano, que se rebela contra os intentos de facelo desaparecer baixo a asfixia do materialismo. “É unha cidade na que converxe todo o continente. Nela atópase o centro  e a periferia , e constitúe un lugar altamente simbólico para redescubrir a gran riqueza de Europa unida na súa tradición relixiosa e cultural”, como acaba de dicir o papa Francisco. A Catedral Compostelá é testemuña secular do magnetismo que exerce o Apóstolo Santiago sobre tantas persoas, que desexan emprender un novo camiño para o seu espírito.

Canto máis rapidamente camiña a humanidade, tanto maior é a necesidade que sente duns cimentos firmes. O rito, o misterio e a tradición cultural da peregrinación a Santiago, seguen sendo un instrumento axeitado, susceptible de expresar o sentido profundo da existencia humana e, polo tanto, da vida de fe cristiá na procura do mellor que só se consegue a través da Verdade que nos fai libres. “Non hai sistemas que anulen por completo a apertura ao ben, á verdade e á beleza, nin a capacidade de reacción que Deus segue alentando desde o profundo dos corazóns humanos”. A isto tentei colaborar, tendo sempre en conta que “a Igrexa non é soño de grandeza, senón de disposición de servizo ata dar a vida”, e sabendo que xeralmente gañamos a confianza daqueles en quen poñemos a nosa, pois “dá máis forza saberse amado que saberse forte”  (Goethe), aínda que ás veces haxa que camiñar á intemperie. “O símbolo da Igrexa non é a torre de marfil, se non a tenda de Deus entre os homes”. “Non ten por que acudir á apoloxética en calquera obxección crítica nin avogar por cousas, circunstancias ou acontecementos do pasado ou do presente a calquera prezo, co cal non faría máis que perder en credibilidade”.

Al dirigirme a Vds. poco más habrán podido apreciar que las limitaciones de mi ingenio y de mi palabra. Al final me sobrevendrá la ventura de su bondad manifestada en el asentimiento. Traigo a la memoria aquellas palabras de uno de los labradores que refiere Cervantes en el Quijote, después de un atinado juicio de su fiel escudero Sancho: “Si el criado es tan discreto, ¡cuál debe ser el amo! Yo apostaré que si van a estudiar a Salamanca, que a un tris han de venir a ser alcaldes de corte. Que todo es burla, sino estudiar y más estudiar, y tener favor y ventura; y cuando menos se piensa el hombre, se halla con una vara en la mano o con una mitra en la cabeza” (Cervantes, Don Quijote de la Mancha, II, 66). En mi caso, la mitra apunta no a mis méritos o esfuerzos sino a la gracia de Dios que pide la misión y da lo que pide.

 Día a día hemos de conquistar lo que se nos ha legado. Y esto sólo puede hacerse animando y configurando nuestra cultura y analizando críticamente las manifestaciones degenerativas. “Pasado y futuro, tradición y promesa han de ayudarnos a interpretar el presente de la sensibilidad humana, religiosa y cristiana, anunciando una visión del camino humano llena de esperanza en un futuro mejor”. Escribía el historiador francés Marc Bloch: “La incomprensión del presente nace fatalmente de la ignorancia del pasado; pero no es quizás menos vano esforzarse por comprender el pasado si no se sabe nada del presente”. El objetivo de este conocimiento se centra en conectar la realidad con la razón, de forma que resulte posible y factible comprender las sociedades humanas en el tiempo. Un desacorde conjunto de monólogos, en el que todos hablan y pocos escuchan, parece caracterizar nuestro momento actual. Así ponemos en cuestión el diálogo y la concordia, esenciales en la convivencia. En mis años de estudiante en Salamanca me llamó la atención esta frase del autor latino Cayo Salustio Crispo, que se exhibe como emblema en la fachada plateresca de la universidad: “Pace ac concordia parvae res crescunt, discordia maximae dilabuntur” (= “En paz y armonía las pequeñas cosas crecen, en discordia las grandes decaen”).

En esta clave la iglesia compostelana sale al encuentro de nuestra sociedad y de todos los peregrinos, creyentes y no creyentes, ofreciéndoles en actitud de diálogo su acogida, invitándoles a entrar en el espacio sagrado, franqueando el magnífico Pórtico de la Gloria para orar, unos al Dios conocido por la fe, otros al Dios Desconocido. No pongamos a Dios en modo avión, corriendo el riesgo de horizontalizar nuestra vida en un futuro próximo. La búsqueda de la verdad no es fácil. Colaboremos a encontrarla con valentía pues no hay atajos hacia la felicidad y la belleza de una vida plena.

La distinción de ser Gallego del Año me anima a ser siempre peregrino “para el que el día no comienza en donde acaba otro día y al que ninguna aurora encuentra en donde lo dejó el atardecer” (Khalil Gibran). Comparto esta distinción con mi familia, con Vds. y con toda la Iglesia compostelana. ¡Muchísimas gracias!

Versión en galego