El arzobispo de Santiago de Compostela, monseñor Julián Barrio, acaba de publicar una carta pastoral para la ya cercana Cuaresma, un tiempo litúrgico que dará comienzo el próximo miércoles día 1 de marzo, con la celebración del Miércoles de Ceniza. “La campana de la Cuaresma”, señala el arzobispo, “toca para llamarnos a reflexionar sobre nuestras relaciones con Dios, con nuestra familia, con los que estamos en nuestro trabajo, con las personas necesitadas, a conformar nuestras actitudes con la misericordia de Dios, recordando que la historia de Dios con nosotros es una historia de misericordia, y a vernos como el Señor, rostro de la misericordia de Dios, nos ve”. Monseñor Barrio recuerda, además, que este “es un tiempo propicio para intensificar la vida del espíritu a través de los medios santos que la Iglesia nos ofrece: el ayuno, la oración y la limosna”.

El arzobispo asegura, también, que “la pedagogía de este tiempo cuaresmal es como ese semáforo en rojo que nos advierte de que hemos de pararnos y entrar dentro de nosotros mismos para superar el desorden espiritual y el apego a las cosas mundanas y vanas que nos alejan de los valores del Evangelio”.