El arzobispo de Santiago de Compostela, monseñor Julián Barrio, asegura en una carta pastoral en el Octavario de Oración por la Unidad de los Cristianos que “en este año 2017 recordamos el 500 aniversario en que Martín Lutero hizo públicas sus propuestas “reformistas”, acontecimiento que marcó el movimiento de la Reforma Protestante con su repercusión en la vida de la Iglesia occidental”. Como se sabe, la Semana de oración por la unidad de los cristianos se celebra del 18 al 25 de enero. En la carta pastoral de monseñor Barrio se puede leer que “estamos en camino hacia la unidad que es don y tarea. Sin duda está más cerca. La esperanza y la confianza han de fortalecer nuestra paciencia”. El arzobispo de Santiago recuerda que “en esta perspectiva ecuménica, 2017 podría representar una oportunidad para los cristianos tanto evangélicos como católicos. Deberíamos aprovecharla. Esto haría mucho bien a las dos Iglesias, al igual que a numerosas personas que lo esperan e incluso al mundo, que especialmente hoy necesita nuestro testimonio común”.

Monseñor Barrio dice en su carta que “quienes han preparado el octavario para este año han considerado conveniente el celebrar a Cristo y su obra reconciliadora como centro de la fe cristiana, e invitan por un lado a subrayar la gracia y el amor de Dios, la “justificación de la humanidad a través de la sola gracia” y la preocupación de la Iglesia marcada por la Reforma Luterana, pero por otro piden reconocer el sufrimiento de las divisiones que afligieron a la Iglesia, hablar de culpa y ofrecer una oportunidad para dar pasos a la reconciliación”. La celebración de este año se realiza, precisamente, bajo el lema “Reconciliación. El amor de Cristo nos apremia”.