Monseñor Barrio: “Tampouco nesta encrucillada a Igrexa estivo ausente”

  • El arzobispo de Compostela presidió el solemne funeral por las víctimas de la pandemia, acompañado de todos los obispos de la Provincia Eclesiástica de Santiago

“De maneira especial nestes momentos en Galicia diríxome con afecto a quen perdiches os vosos seres queridos pola pandemia do coronavirus ou por outras causas nunhas circunstancias en que non puidemos honrar aos nosos defuntos como se merecían humana, relixiosa e socialmente. Desde o primeiro momento estivemos ao voso lado, compartindo a vosa dor”. Así se dirigió hoy a familiares de víctimas del coronavirus el arzobispo de Santiago, monseñor Julián Barrio, en el solemne funeral que presidió en la iglesia de San Francisco, en compañía de todos los obispos de la Provincia Eclesiástica de Santiago. En su homilía indicó, además, que “foron días de incerteza e de misterio nos que ás veces a angustia dificulta atopar a clave da fe. Pero os nosos defuntos non son un número máis de frías estatísticas. A súa vida fíxose xa historia para que poidamos gravala na nosa memoria. Rezamos por eles persoalmente e agora facémolo comunitariamente, transformando o noso loito en oración. Tampouco nesta encrucillada a Igrexa estivo ausente”.

Una ceremonia sencilla, pero emotiva. Así fue hoy el solemne funeral por las víctimas de la pandemia del coronavirus en Galicia, presidido por el arzobispo de Santiago, a quien acompañaba el arzobispo emérito de Tánger, monseñor Santiago Agrelo; el obispo electo de Astorga –y  hasta ahora obispo auxiliar de Santiago-, monseñor Jesús Fernández González; todos los obispos de las diócesis gallegas (Luis Quinteiro, de Tui-Vigo; Alfonso Carrasco Rouco, de Lugo, Leonardo Lemos, de Ourense, y Luis Ángel de las Heras, de Mondoñedo-Ferrol); así como el obispo emérito de Tui-Vigo, monseñor José Diéguez Reboredo.

Entre las autoridades civiles presentes estaba el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo; el presidente del Parlamento, Miguel Santalices; el delegado del Gobierno en Galicia, Javier Losada; así como el alcalde de la ciudad, Xosé Sánchez Bugallo, quienes previamente habían participado en un acto civil de homenaje a las víctimas y sus familias.

Monseñor Barrio manifestó en su homilía, tras recordar el triunfo de Cristo sobre la muerte en su Resurrección, que “con este convencemento quixese aliviar tanto dor, pedindo o descanso eterno para os que morreron e o consolo para os que peregrinamos aínda neste mundo, percibindo que non temos dominio absoluto da realidade para determinar o ben e o mal, e decidir o presente e o futuro, saíndo da nosa burbulla na que parecía que tiñamos todo controlado”.

El arzobispo recordó que “hoxe, na comunidade galega, crentes e persoas de boa vontade pedimos con linguaxe propia por eles. “Ese amor aos que partiron, é o máis gratuíto, desinteresado e xeneroso, porque non nace da melancolía senón da gratuidade agradecida e esperanzada!” As raíces da memoria dan froitos de esperanza que ofrece sentido á existencia. Por iso no misterio da morte e da dor o pranto e o loito son sacros, queridas familias. “Trivializar a morte é trivializar a vida, e quen sabe dar razón da morte e dar amor aos mortos, sabe dar razón da vida e amor aos vivos”.

“Deus non nos abandona nunca”, dijo el arzobispo a las familias de las víctimas. “O home é aquel de quen Deus se acorda, aquel de quen Deus nunca se esquece. Por iso está co que sofre e sente o abandono. Estivo co seu Fillo Xesucristo, estivo cos falecidos e está connosco coa súa última palabra de vida. Só esta esperanza pode consolar a perda duns seres queridos e dar sentido ás súas vidas e ás súas mortes, renovando con eles un diálogo que a morte interrompeu bruscamente”.

Monseñor Barrio también tuvo palabras de agradecimiento: “Agradecemos profundamente a xenerosa e eficaz colaboración do persoal sanitario, dos capeláns dos hospitais, da oración silandeira dos mosteiros, de quen tivo que tomar decisións na vida pública, de quen garantiu os servizos esenciais, do voluntariado, dos Corpos e Forzas de seguridade do Estado e de tantas persoas que non aforraron esforzo ata perder incluso a súa vida axudando e acompañando aos contaxiados e aos falecidos. Estes foron arrincados do noso lado por este torrente de morte que nos sorprendeu”.

Honrar a los fallecidos

Antes de la Eucaristía, se rindió un homenaje a los 619 fallecidos por covid-19 en los últimos tres meses. La Xunta de Galicia había organizado un sencillo acto en un patio del Hotel Monumento San Francisco, en Santiago, con un escenario en el que eran protagonistas una placa en memoria de las víctimas y 619 rosas blancas. El acto civil, organizado por la Xunta y presidido por Alberto Núñez Feijoo, tan solo contó con la interpretación de los himnos de España y Galicia y una actuación en directo de Luz Casal y Carlos Núñez, quienes, junto a un pianista, interpretaron una versión de Negra sombra, el poema de Rosalía de Castro.

 

 

Versión en galego