Monseñor Fernández abrió el Curso de Actualización Teológico-Pastoral con una reflexión dedicada al trabajo con los jóvenes

  • Se inició este martes el encuentro dedicado a la exhortación Christus vivit que se desarrolla en el Instituto Superior Compostelano de Ciencias Religiosas

El obispo auxiliar, monseñor Jesús Fernández González, inauguró este martes el Curso de Actualización Teológico-Pastoral, que se desarrollará a lo largo de los cuatro martes de noviembre bajo el título genérico “Cristo, nuestra esperanza, vive y siempre está con nosotros”. Este año las jornadas se dedicarán a analizar distintos aspectos de la Chistus vivit, la última exhortación del papa Francisco, publicada este pasado 25 de marzo. El documento está dedicado, sobre todo, a los jóvenes tras la celebración de la XV Asamblea General Ordinaria de los obispos en octubre del año pasado sobre “los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional”.

Como ya sucedió el año pasado, también en esta ocasión el encargado de inaugurar las jornadas fue el obispo auxiliar de la archidiócesis compostelana. Mons. Jesús Fernández contextualizó el documento papal y expuso los aspectos más esenciales recogidos a lo largo de sus 299 números en la ponencia Raíces, estructura y significado de la Exhortación apostólica Chistus Vivit.

Monseñor Fernández recordó que esta exhortación del papa Francisco tiene también sus raíces en la Evangelii Gaudium y en la Gaudete et exultate. Explicó que la exhortación ahonda en la importancia de la cultura y su relación con la tarea pastoral, al tiempo que describe la realidad en la que viven hoy en día los jóvenes, con amenazas del ambiente digital, distintos abusos o las migraciones forzadas y forzosas que viven muchos jóvenes en distintos lugares del mundo.

A esos, y otros retos, la exhortación invita a considerar a los jóvenes la realidad de que Dios es amor, de que Cristo salva y de que Cristo vive. Monseñor Fernández aludió, además, a los sueños, inquietudes, decisiones y ganas de vivir y experimentar de los jóvenes, que necesitan ser acompañados desde la iluminación de la fe para que puedan darse procesos de maduración, fraternidad y compromiso desde la amistad entre los propios jóvenes.

El obispo auxiliar señaló, igualmente, que en la exhortación papal se invita a poner en práctica una pastoral juvenil con flexibilidad, que permita a los jóvenes participar en eventos en los que existan espacios de oración, de escucha de testimonios o de celebración. Se trata, manifestó monseñor Jesús Fernández González, de poner en marcha una pastoral del anuncio, sinodal, misionera, popular, vocacional y de discernimiento, que desemboque en una pastoral  espiritual y de búsqueda de la santidad.

 

Versión en galego