Orientaciones litúrgico-pastorales para los sacerdotes de la Archidiócesis de Santiago de Compostela en este momento de pandemia

1. Administración de la unción de enfermos

En caso de que un sacerdote sea requerido para administrar la unción de enfermos a alguna persona (contagiado o no por el coronavirus) debe atender a estas orientaciones.

  1. El sacerdote que administre este sacramento no debe ser delos denominados grupos deriesgo.
  2. Debe tomar las medidas oportunas de seguridad (mascarilla y guantes), así como lavarse las manos con gel hidroalcoholico o jabón antes y después de estar con el enfermo.
  3. El tiempo que permanezca junto al enfermo debe cumplir con las normas ya dictadas sobre el aforo del espacio y la distancia.
  4. La unción debe administrarse con guantes y utilizando la fórmula habitual del Ritual para la unción de enfermos.
  5. En todo momento, el enfermo y su familia, deben sentir la presencia de la Iglesia en estos momentos de dificultad.

2. Reserva eucarística

Ante el gran número de iglesias cerradas con motivo del coronavirus, son muchos los sagrarios que han quedado llenos de la reserva eucarística, por ello es conveniente:

  1. Vaciar los sagrariosde las iglesias más húmedas y que permanecerán cerradas durante semanas para evitar que se corrompan las sagradas especies.
  2. En los demás casos se debe reducir la reserva eucarística al mínimoque garantice la posibilidad de llevar el viático a algún enfermo.
  3. El Cuerpo de Cristo retirado de estos sagrarios debe ser sumido poco a poco en las misas que se celebren durante el tiempo que dure la cuarentena.

 

DELEGACIÓN DIOCESANA DE LITURGIA

liturxia@archicompostela.org

 

 

Versión en galego