El Papa prolonga el ministerio de los “Misioneros de la Misericordia”

La Conferencia Episcopal Española (CEE) informó que el Santo Padre ha prolongado el ministerio de la reconciliación y el perdón renovando el decreto por el que nombró a los “Misioneros de la Misericordia” para el Año Santo de la Misericordia. Por tanto, los misioneros que aparecen en el listado continuarán desempeñando ese ministerio con las facultades que el Papa les ha concedido en sus respectivas sedes, tal y como puede leerse en la Carta del pontificio Consejo para la Nueva Evangelización. En ella se indican las actitudes que se recomiendan a todo confesor: “acogedor con todos; testigo de la ternura paterna, no obstante la gravedad del pecado; solícito en ayudar a reflexionar sobre el mal cometido; claro a la hora de presentar los principios morales; disponible para acompañar a los fieles en el camino penitencial, siguiendo el paso de cada uno con paciencia; prudente en el discernimiento de cada caso concreto; generoso en el momento de dispensar el perdón de Dios; magnánimo de corazón (cf. Misericordia et Misera, 10).

En el marco del pasado Jubileo de la Misericordia, el Papa Francisco quiso instaurar la figura del Misionero de la Misericordia. Estos Misioneros fueron invitados por los obispos diocesanos a acudir a sus respectivas diócesis, con el fin de animar las misiones populares o iniciativas específicas relacionadas con el Jubileo, haciendo especial referencia a la celebración del Sacramento de la Reconciliación. El Santo Padre, de hecho, les otorgó la autoridad para perdonar también los pecados reservados a la Sede Apostólica (profanación de las especies eucarísticas, violencia física contra el Sumo Pontífice, absolución del cómplice en pecado contra el Sexto Mandamiento, violación directa del sigilo sacramental por parte del confesor), para que se hiciese evidente la amplitud de su mandato.

El Papa señaló también su deseo de que estos confesores fuesen “accesibles, amables, compasivos y atentos especialmente a las difíciles situaciones de las personas particulares”.

En este sentido, y dado el carácter especial y de meta de peregrinación de la Catedral de Santiago, el papa nombró misioneros de la misericordia para la basílica compostelana. Fueron coordinados por el entonces canónigo penitenciario, Don Juan Filgueiras (ya fallecido).

Los misioneros de la Misericordia adscritos a la Catedral de Santiago eran D. Juan Filgueiras, Canónigo Penitenciario (ya fallecido), D. Juan Carlos Angulo Caram, Legionario de Cristo, José Luis Casado Moreno, de la prelatura del Opus Dei, y Francisco García Fraile, Salesiano. A ellos se sumaron, para el resto de la Diócesis, D. Alfonso Mera Nogueiras, D. David Mohedano Mira y D. José Luis Ramos Souto.

En el listado que figura en la Conferencia Episcopal Española figura ahora también Fabio Pallota.

 

Foto de archivo

Versión en galego