Pastoral Juvenil y Vocacional ponen en marcha GEN

Las delegaciones de Pastoral Juvenil y Pastoral Vocacional de Galicia ponen en marcha GEN, una escuela interdiocesana (en la que participan las cinco diócesis de Galicia) cuyo objetivo es formar a jóvenes comprometidos con el Evangelio para que se conviertan en discípulos misioneros en sus respectivas parroquias, grupos o movimientos. Para conocer más sobre esta nueva iniciativa hablamos con el Delegado de Pastoral Juvenil de la archidiócesis de Compostela, Javier García.

Pregunta. ¿Cuáles son los orígenes de GEN?

Javier García. Los orígenes de esta escuela están en las jornadas interdiocesanas que se celebraron en años pasados de forma rotatoria en las distintas diócesis gallegas. Se trataba de encuentros de jóvenes que se limitaban a un sábado al año. El último de estas características lo impartió en Lugo el padre João Chagas, responsable de la Sección Jóvenes del Consejo Pontificio para los Laicos. Fue precisamente al acabar ese día de formación cuando los delegados de Pastoral Juvenil y Vocacional de Galicia pensaron en proponerle a los jóvenes una formación más estructurada y con más contenido con el objetivo de que puedan trasladar esa experiencia a sus parroquias o grupos.

P. ¿A quién va dirigida esta escuela?

J.G.- Va dirigida sobre todo a jóvenes de entre 18 y 35 años y a agentes de pastoral que trabajan con jóvenes. El objetivo es formarlos para que sean capaces de poner en marcha proyectos imaginativos en sus lugares de actuación. Nos dimos cuenta de que hay muchos proyectos, muchas ideas, pero luego no aparecen personas capaces de desarrollarlas.

P.¿Cómo se va a estructurar este primer curso?

J.G. Serán tres fines de semana. El primero se celebrará en Santiago de Compostela. Lo haremos en la Casa de Ejercicios, desde la tarde del próximo viernes 21 de septiembre hasta el domingo 23. La segunda sesión se trasladará a Vigo el fin de semana del 1 al 3 de febrero de 2019. La última será en Ourense, del 14 al 16 de junio. Hemos intentado poner fechas que no interfirieran con los períodos de actividad fuerte en las parroquias. Por eso en Santiago será antes de que comiencen las catequesis y en Ourense ya habrán terminado.

P.- ¿Quiénes van a impartir el curso?

J.G.- Son tres ponentes con amplia experiencia en el trabajo con niños y jóvenes. El primero es Jordi Massegú, catequista Life Teen en su parroquia de Tarrasa y responsable de Life Teen en España desde hace dos años. Hablará de liderazgo, de cómo generar líderes al margen de los ordenados.

P.- ¿Qué es Life Teen?

J.G.- Es un proyecto catequético norteamericano. Contempla un itinerario de 11 a 18 años con un material ya cerrado, muy creativo y presentado en todo tipo de soportes: papel, videos, digital…

La segunda ponente es Vicky Bunting. Se dedica a la evangelización a tiempo completo. Dirige la Comunidad Sion, ubicada en Londres y muy vinculada a la Renovación Carismática. Trabajan con jóvenes y niños y ofrecen distintas actividades a diócesis o colegios. También trabajan con los profesores. En Londres aprovecharon los Juegos Olímpicos para celebrar unas Olimpiadas de Evangelización. Vicky abordará el trabajo en equipo, los carismas y ministerios, cómo planificar una acción pastoral…

El tercer ponente es el sacerdote extremeño Antonio Jesús Marín, delegado de Pastoral Juvenil de la diócesis de Mérida-Badajoz. También es director del Plan diocesano de animación vocacional. Nos hablará del proyecto que ha puesto en marcha en su diócesis, en el que aúna muy bien su experiencia con jóvenes y sus conocimientos en el campo de la vocación. En su proyecto todos los jóvenes que participan tienen acompañamiento y se ven con su acompañante cada 15 días. A lo largo del año organiza también retiros y ejercicios espirituales.

P.- ¿Cuánta gente está inscrita en la GEN?

J.G.- De momento no sabemos cuánta gente se ha inscrito para las sesiones de Vigo y Ourense. Aquí en Santiago hay inscritos unos treinta jóvenes, pero esperamos que se sumen muchos más.

La escuela interdiocesana para formar a jóvenes que quieran ser discípulos misioneros llega en un momento de especial efervescencia en la Iglesia, que ya tiene los ojos puestos en el Sínodo de los obispos del próximo mes, que tratará precisamente sobre “los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional”.

Versión en galego