Castellano | Galego

Plan Pastoral 2016-2017

“A vino nuevo, odres nuevos” (Mt 9,17)

DJ1-165x300Con mirada agradecida al Señor damos razón del Plan Pastoral Diocesano en el actual contexto, haciendo memoria de los gozos y tristezas, de las dudas y de las esperanzas, de los esfuerzos y de las fatigas de nuestra Iglesia diocesana en el peregrinar de la Evangelización. Me hago eco de la carta de san Pablo a los Tesalonicenses cuando escribe: “En todo momento damos gracias a Dios y os tenemos presentes en nuestras oraciones, pues sin cesar recordamos ante Dios nuestro Padre la actividad de vuestra fe, el esfuerzo de vuestro amor y la firmeza de vuestra esperanza en Jesucristo nuestro Señor. Bien sabemos, hermanos amados de Dios, que él os ha elegido, pues cuando os anuncié nuestro evangelio, no fue solo de palabra, sino también con la fuerza del Espíritu Santo y con plena convicción. Sabéis cómo nos comportamos entre vosotros para vuestro bien” (1Tes 1,2-5).

Pido a todos los diocesanos asumir el compromiso del Plan Pastoral Diocesano con su colaboración y disponibilidad tanto para los proyectos diocesanos como para los planteamientos parroquiales. Arzobispo y Obispo Auxiliar, miembros del Consejo Episcopal, delegados diocesanos, catequistas, consejo pastoral diocesano y consejos pastorales parroquiales, asociaciones y movimientos eclesiales, párrocos, diáconos, personas de la Vida Consagrada, todos los colaboradores en las actividades pastorales hemos de secundar el Plan diocesano. Estoy seguro de que su puesta en práctica ayudará a la edificación espiritual en nuestra tarea apostólica. Hago mía la súplica del apóstol Pablo: “Que el mismo Dios de la paz os santifique totalmente, y que todo vuestro espíritu, alma y cuerpo, se mantenga sin reproche hasta la venida de nuestro Señor Jesucristo. El que os llama es fiel y él lo realizará” (1Ts 5, 23-24).

+ Julián Barrio Barrio
Arzobispo de Santiago de Compostela