Proxecto Home: Gala Benéfica del XXV Aniversario

“Hemos cumplido los objetivos que nos habíamos marcado”. Con esa satisfacción, y a la vez con humildad, se expresa Ramón Gómez Crespo, responsable de Proxecto Home Galicia a la hora de hacer la valoración de los primeros veinticinco años de andadura de esta institución clave en la vida de la comunidad autónoma para la rehabilitación de personas víctimas de distintos tipos de adicciones. “El momento en que echamos a andar Proxecto Home”, explica Gómez Crespo, “era un tiempo difícil, porque la lucha contra las drogodependencias tenía entonces pocos recursos y había poca eficacia en los tratamientos”. Ramón Gómez Crespo asegura que Proxecto Home “no era un programa más: era un programa para abrir una puerta a la esperanza, porque se buscaba que las víctimas de las drogodependencias se integrasen familiar, social y laboralmente, haciéndose dueños y señores de sus vidas”.

Este jueves, Proxecto Home reunió en Santiago a más de trescientas personas para conmemorar su XXV aniversario. Entre los presentes en cena benéfica, celebrada en el Hotel Monumento San Francisco, se encontraban el arzobispo de Santiago, monseñor Julián Barrio, y el obispo auxiliar, monseñor Jesús Fernández González. Al acto asistió también, entre otras autoridades civiles, el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoó. Durante la gala se proyectó un vídeo que resumió la trayectoria de la institución a lo largo de estos veinticinco años y los asistentes pudieron escuchar testimonios de beneficiarios del programa y de alguno de sus familiares.

Ramón Gómez Crespo dijo al término de la cena, dirigiéndose a los asistentes, que “ustedes fueron y son imprescindibles, su solidario apoyo nos motiva para el camino que tenemos por delante, despertando en lo que podamos la conciencia de la sociedad gallega para que no se deje enjaular con sus cantos de sirena de las adicciones”. Gracias a ese apoyo incondicional, añadió Gómez Crespo, “tenemos que reconocer, con humildad y con orgullo al mismo tiempo, que este objetivo que por aquel entonces imaginábamos complejo, exigente y, mismo, inalcanzable, está sólidamente conseguido, con la presencia de Proxecto Home en todas las provincias gallegas”.

“Los verdaderos pobres de la sociedad”

Las casi veinte mil personas con altas terapéuticas que Proxecto Home presenta como estadística de sus veinticinco años de trabajo en toda Galicia son la muestra de que “este proyecto se ha consolidado”, según afirma Ramón Gómez Crespo, “gracias a los centros abiertos en toda Galicia y a la colaboración e implicación total de las familias, así como al acompañamiento y reinserción laboral de las víctimas”.

El responsable de este proyecto asegura que en estos años “he aprendido de las víctimas lo que es el desgarro y el sufrimiento; pero también me han aportado el valor del acompañamiento, el valor de la ayuda, su capacidad de superación y la escucha como la otra cara de la moneda del desasosiego: ellos son los verdaderos pobres de esta sociedad”.

Feijóo: “no hay casos perdidos”

También al final de la cena intervino el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, quien puso en valor el trabajo de Proxecto Home. En su intervención aseguró que entre las cosas que hay que agradecerle a esta iniciativa de las Diócesis gallegas destaca, sobre todo, que demostrara que no hay casos perdidos. Feijóo dijo que el gran mérito de Proxecto Home ha sido preocuparse por el prójimo y darle visibilidad a dramas invisibles. El presidente de la Xunta señaló, además, que otro motivo de alabanza para esta iniciativa es que la rehabilitación y la reinserción de las personas que acuden a Proxecto Home, van acompañadas de la recuperación de la dignidad personal. Por eso, hizo hincapié en que, tal vez, no haya mejor forma de ensalzar las tareas de Proxecto Home que diciendo que crea hombres y mujeres libres.

Una iniciativa de la Iglesia en Galicia

En la década de los años 80, cuando el problema de la drogadicción atacaba ferozmente a cientos de familias gallegas y la droga dejaba de ser una anécdota para convertirse, desgraciadamente, en un elemento de destrucción personal y deshumanización, los obispos gallegos decidieron impulsar un programa de rehabilitación y reinserción social para drogodependientes, que ya funcionaba en Italia desde finales de los años 60 y que en España inició su andadura en el año 1984.

De este modo, el 13 de febrero de 1990 se constituyó la Fundación Monte do Gozo, promotora de Proxecto Home Galicia, con el objetivo, como consta en sus puntos fundacionales, de prestar atención integral a los jóvenes marginados o en estado de necesidad, de modo particular a los toxicómanos.

Así, Proxecto Home rehabilita cada año a una media de trescientas personas, facilitando su integración. Si al principio de su existencia la preocupación principal eran las drogas ilegales, hoy los problemas se incrementan. Para Ramón Gómez Crespo, “los problemas que causa el alcohol superan a todas las drogas juntas y hay otras adicciones como son las nuevas tecnologías, para las que trabajamos, con la comunidad educativa, en lograr entre adolescentes y jóvenes un uso adecuado y responsable”.

Además de la cena benéfica que se celebró este jueves en el Hotel Monumento San Francisco, Proxecto Home ha programado para el día 28 de junio, domingo, una prueba de atletismo por el compostelano Monte Pedroso y ha organizado una serie de eventos que llegará a fin de año.

 

Versión en galego