XXIX Asamblea Cáritas Diocesana

  • Monseñor Barrio: “la acción de Caritas ha de realizarse en la Iglesia, con la Iglesia y al servicio de la Iglesia” 

La XXIX Asamblea General Ordinaria de Cáritas Diocesana de Santiago de Compostela analizó el trabajo desarrollado a lo largo de los dos últimos años por medio de dos informes presentados por el administrador en lo relativo a los temas económicos, y el director diocesano sobre el trabajo desarrollado en este tiempo. El encuentro, en el que participaron cerca de tres centenares de agentes, se celebró en dependencias del colegio La Salle de Santiago y tuvo como lema general “La acción de Cáritas a la luz de una lectura creyente de los nuevos tiempos”, contando para ello con la presencia de Vicente Martín Muñoz delegado Episcopal de Cáritas Española.

La Asamblea rindió homenaje a 21agentes que han cumplido más de cuarto de siglo de trabajo a favor de la institución y de las personas más desfavorecidas. El arzobispo de Santiago, monseñor Julián Barrio durante la entrega de los galardones les recordaba a los agentes que “al trabajar en Caritas, tened siempre en cuenta la verdad sobre el hombre y su destino trascendente”.

Buen samaritano

La oración de apertura de la Asamblea corrió a cargo de Jesús García Vázquez delegado episcopal de Cáritas Diocesana de Santiago de Compostela que comenzó su intervención señalando que ser religioso “es tener una relación vital con Dios, pero tenemos que preguntarnos cómo es esta relación”. Insistió en que hay una reflexión que recorre toda la Biblia “donde se reprocha al hombre constantemente el intento de buscar un atajo para ir a Dios sin pasar antes por el camino real del contacto con el prójimo.

La misión de Cáritas

“Toda la comunidad diocesana ha de sentirse Caritas a través de la acción y de la dedicación no sólo en el dar sino en el compartir. Por eso la acción de Caritas ha de realizarse en la Iglesia, con la Iglesia y al servicio de la Iglesia”, señaló el arzobispo de Santiago durante su intervención ante la Asamblea. Insistió en que “Caritas conlleva esfuerzos, entrega, y trabajo, sabiendo que las personas que en ella colaboran se comprometen a servir con un trabajo voluntariamente ofrecido. No es un órgano personificado de nadie; es la misma Iglesia, con su carácter comunitario”.

Piensa qué observando las actividades de Caritas en los diferentes campos, “uno percibe la amplia dimensión de la obra caritativa material y espiritual que, siendo anuncio de la obra salvadora y liberadora de Jesús”.

El prelado recordó que la vida de caridad es un hecho comunitario, en un modo de vivir y expresar la comunidad su compromiso de amor fraterno en sus múltiples maneras de manifestarse.  “La sociedad está inmersa en un cambio de gran magnitud”, mencionó, “que afecta al proyecto de sociedad y al concepto de persona. Un cambio que debemos enfocar desde la identidad de Cáritas y, por tanto, leyendo la realidad desde los pobres”.

El arzobispo constató qué con la caridad, iluminada por la razón y por la fe, “es posible conseguir objetivos de desarrollo con un valor humano y humanizador, teniendo en cuenta dos criterios fundamentales: la justicia y el bien común”.

Homenaje

La Asamblea rindió homenaje a un total de 21 agentes de Cáritas que llevan más de 25 años de trabajo en la institución. A cada uno de ellos se le hizo entrega de una placa conmemorativa y un pergamino en el que textualmente se dice:

“En reconocimiento por su inestimable servicio a Cáritas Diocesana de Santiago de Compostela, en atención a los méritos que concurren en su persona por más de 25 años de trabajo compartido, por su testimonio de vida, por su actitud siempre dispuesta, por su gratuidad en el servicio por su alegría y esperanza siempre entregada en la atención a los últimos y no atendidos.

Como reconocimiento y gratitud por su dedicación y con la admiración y respeto que se merecen”.

 

Riesgos sociales

El delegado episcopal de Cáritas Española Vicente Martín Muñoz centro su exposición sobre la acción de Cáritas a la luz de una lectura creyente de los nuevos tiempos. Comenzó su intervención señalando las acciones que se deben llevar a cabo para cuidar mejor a las personas más vulnerables y empobrecidas. En tal sentido habló de cuatro riesgos sociales: desvinculación social, desigualdad social, demografía y democracia vacía

Insistió en que una de las tareas esenciales de Cáritas es el cultivo de un trabajo fraterno basado en el reconocimiento del otro, la interdependencia, la colaboración en el mutuo desarrollo.

Después de hablar la desigualdad y la exclusión social y de la dignificación de la persona y su integración social, mencionó que en Galicia el número de personas en exclusión social alcanza el 17,4% de la población. Por tal motivo constató que es preciso repensar un nuevo diseño de la protección social “que sea capaz de romper con esa dinámica de exclusión y favorezca que el ascensor social vuelva a funcionar”. Propuso crear un nuevo espacio de responsabilidades compartidas.

El ponente insistió en el término del miedo social como “el resultado de la combinación de incertidumbres, inseguridades y desconfianzas. Ante el miedo se acaba empleando estrategias de exclusión con todas aquellas personas y grupos categorizados como amenaza”. Subrayó que

Cáritas ha de ayudar a superar esos miedos, ha de motivar la compasión y desmontar prejuicios para lo que es necesario una escucha activa, acompañar la inseguridad y apelar a la hospitalidad. En todo el proceso apuesta por la interculturalidad y el cosmopolitismo samaritano. “Necesitamos una espiritualidad que cuide y alimente nuestro ser cuidadores de la fragilidad humana y ecológica: encarnada de ojos abiertos, alimentada por la Eucaristía y alentada por la esperanza pascual”, señaló.

Terminó su exposición postulándose por lo que llama el trabajo desde Cáritas en base a los principios de comunidad, compasión, ciudadanía y cuidados.

sdr

Eucaristía

La Eucaristía fue presidida por el delegado episcopal de Cáritas, Jesús García Vázquez durante un acto religioso celebrado en la iglesia del Carmen de Abajo. Durante su homilía recordó que “no estamos cerca de Dios sino estamos cerca de los demás, porque Dios es tu vecino al alcance de tu mano, al alcance de tu amor, para que podamos experimentar por nosotros mismos, si lo que sentimos por Dios son únicamente nostalgias, sueños sentimentales, a Dios lo colocamos allá lejos, o, más bien, un amor sincero y una entrega”.

Insistió en que no se puede ser cristiano sin creer en la salvación del mundo, “amamos a un Dios que se humaniza, que ama al mundo, hasta el extremo de mandar a su hijo al mundo para salvarlo. No hay espiritualidad cristiana sin fraternidad”.

Concluyó recordando que es necesario construir un mundo más humano, más digno, más fraterno, más solidario, “empezando por los últimos”.

Balance económico

El administrador de la entidad, Manuel Varela de Limia Neyra, se encargó de presentar el balance económico de los años 2017 y 2018 recordando que se hacía en la línea de los años anteriores e insistiendo en que Cáritas había empleado la cantidad de recursos necesarios y suficientes “para hacer frente a sus proyectos de continuidad”.

A través de este análisis económico, señaló, “pretendemos mostrar cómo ha respondido Caritas Diocesana de Santiago de Compostela, ante este escenario de recuperación relativo y también el apoyo que hemos recibido de nuestra comunidad y de la administración”.

Se centró en los fondos propios y la financiación ajena que se recibe a través de terceros: subvenciones, donaciones y legados y del apoyo facilitado por las administraciones públicas.

Habló de que el resultado en el año 2017 era positivo y que ello se debía a circunstancias puntuales y excepcionales En cuanto a resultado negativo de 2018 respondió en gran parte a hechos extraordinarios, tras los gastos por la incorporación de la A Coruña al convenio laboral que ya regía en el resto de la Diocesana y a la condonación de varias deudas a Caritas Parroquiales.

EL TRABAJO DE DOS AÑOS

Durante su intervención el director de Cáritas Diocesana de Santiago de Compostela, José Anuncio Mouriño Raño, señaló que con la labor desarrollada por la institución fue posible que mucha gente se haya sentido acogida, querida y acompañada, “sintiendo la cercanía de Dios a través de las personas que les han atendido y apoyado”. Insistió en que los gestos de solidaridad “han paliado las situaciones de empobrecimiento y abatimiento de muchísimas personas, y han dado a Cáritas y a nuestra Iglesia, de nuevo, un prestigio social de un calibre inmenso, y una credibilidad evangélica enorme”.

Programas y centros

Comenzó su exposición dando cuenta del trabajo desarrollado por tres departamentos de gran importancia para la labor diaria. Al referirse al de Animación Comunitaria indicó que se habían   creado 14 nuevas Cáritas parroquiales, lo que hace un total de 302 Cáritas, que se incrementó en 426 el número de nuevos voluntarios lo que eleva a un total de 3.264 los registrados, y que se hizo un acompañamiento a las Cáritas parroquiales e Interparroquiales a través de 564 reuniones.

El departamento de Empleo y Economía Social   realizó 76 cursos formativos, con un total 1.104 alumnos y se logró a través de la bolsa de los programas de empleo, atender a 9.658 personas, con la inserción en el mercado de trabajo de 1.674.

La Comunicación Cristiana de Bienes asignó en estos dos años 86.800 € a través de 26 proyectos de Cáritas Parroquiales e Interparroquiales. En este sentido destacó las mejoras llevadas a cabo en los locales de atención de las Cáritas parroquiales, para “brindar una mejor y más digna acogida a nuestros participantes”.

Pasó revisión a la inauguración de centros y proyectos: Nuevas instalaciones del centro de atención social continuada Vieiro para personas sin hogar(Santiago); instalaciones del albergue Arnela; vivienda para reclusos que salen en libertad condicional (A Coruña); apertura de un economato de Cáritas (A Coruña); reforma de las instalaciones de los servicios centrales de Cáritas A Coruña, y centro de día de personas sin hogar (Pontevedra).

Recordó efemérides que se produjeron durante este tiempo: 50 años de funcionamiento del albergue juvenil de Arnela (Santiago);40 años del comedor social de Cáritas (Arousa); 25 años del centro de formación Violetas (A Coruña), y 25 años de la celebración de la jornada de Solidariedade cos Parados (Santiago).

Proyectos

Enumeró una larga lista de proyectos realizados durante estos dos últimos años:

-Creación de la empresa AHortas, para formación e inserción laboral de personas a través del trabajo en agricultura ecológica.

-Acompaño-te para acompañamiento domiciliario a personas mayores solas de Cáritas I. Coruña

-Redacción del Plan de Acción de Infancia, Juventud y Familia 2019-2021 e incorporación a la Plataforma de Organizaciones de Infancia de Galicia.

– Plan diocesano de personas sin hogar, para mejorar la atención y la coordinación a este colectivo a nivel diocesano.

– Convenio con la Xunta de Galicia para gestión y asesoramiento a familias del bono social eléctrico, ante casos de pobreza energética.

-Se firmó el convenio laboral, único en toda la diócesis.

-Convenios con el Colegio de Odontólogos de la provincia de A Coruña y el Colegio de Ópticos Optometristas de Galicia para la atención buco dental y oftalmológica a los internos del Centro Penitenciario de Teixeiro.

-Presentación a la sociedad gallega del VIII Informe Foessa, sobre exclusión y desarrollo social en Galicia 2018.

-Plataforma de Formación del Voluntariado, boletín trimestral de formación en temas de la Doctrina Social de la Iglesia.

-Exposición fotográfica “Olladas inclusivas” sobre la labor de Cáritas, organizada por la Xunta de Galicia

-Encuentros formativos del voluntariado.

-Se han establecido nuevas colaboraciones con empresas y se han consolidado otras nuevas

-Medalla de bronce al mérito social penitenciario, y la medalla del Parlamento de Galicia.

Futuro

De cara al futuro habló de los nuevos retos y desafíos señalando cuatro temas a los que se pretende dar respuesta:

– Caritas Interparroquial de Pontevedra instalará en el edificio que compartía con la Fundación Proxecto Home un albergue mixto de personas sin hogar que actualmente se encuentra en el barrio de Monteporreiro.

– Cáritas Interparroquial de A Coruña puso en funcionamiento dos viviendas comunitarias para personas mayores que viven solas y en condiciones precarias.

-Traslado de los Servicios Generales de Cáritas Diocesana a la primera planta del antiguo asilo de Carretas y manteniendo el departamento de empleo, la sala del Consejo Diocesano, el Sillón Solidario y el archivo general, en la calle Carrera del Conde 14.

-Seguir explorando el futuro con el desafío que suponen las Unidades Pastorales, conocidas como UPAs,

Recordó, finalmente, el anunciado de la buena noticia del Evangelio de Jesucristo, “a través de gestos samaritanos de ayuda a los más empobrecidos; de palabras de acogida, escucha, apoyo a muchas personas abatidas”

Finalizó su intervención con la siguiente frase: ¡Porque somos solidarios somos voluntarios, somos Cáritas!

dav
Versión en galego