Se inicia la Cuaresma, tiempo para la penitencia y conversión

El arzobispo, monseñor Julián Barrio, presidió esta tarde en la Catedral la Eucaristía del Miércoles de Ceniza, rito penitencial con el que la Iglesia comienza el tiempo litúrgico de la Cuaresma. Un periodo de llamada a la conversión personal y de preparación para la Pascua.

En su homilía, el arzobispo indicó que estas semanas son un tiempo de gracia y recordó que la Iglesia propone la oración, el ayuno y la limosna como instrumentos para crecer en la relación con Dios.

“La Cuaresma es una llamada”, dijo D. Julián, una muestra más de que Dios “pronuncia nuestro nombre”, “nos ama” y “está pendiente de nosotros”.

 

Foto:@CatedralStgo

Versión en galego